Menu Big Bang! News
Jenna Jameson es un icono de la industria porno: fue la primera actriz que logró tener su estatua de cera en el Museo Madema Tussaud. Una prócer del pono.

Jenna Jameson es un icono de la industria porno: fue la primera actriz que logró tener su estatua de cera en el Museo Madema Tussaud. Una prócer del pono.

Mundo Pornoconservadora

Actriz porno es fan de Trump, militante anti Obama y activista pro Israel

Jenna Jameson fue considerada “La Reina del Porno”, hoy, retirada pero con su sex appeal intacto, es empresaria y activista política a favor de Trump y los republicanos. Dice con orgullo que en su carrera nunca tuvo sexo con un negro.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Aunque se retiró de la industria en 2007, aún la llaman “La Reina del Porno”. Jenna Jameson, hoy una próspera y conservadora empresaria, es una furiosa militante anti Obama, manifiesta su apoyo al candidato Donald Trump y -desde su cuenta de twitter- se revela como una activista pro-Israel en el conflicto de Medio Oriente.

Jenna Jameson fue un icono de la industria pornográfica en los noventa y 2000.

Su nombre fue sinónimo de ponografía durante la segunda mitad de la década del noventa y la primera mitad del 2000. Tanto es así que es la primera actriz en su rubro en obtener una estatua de cera en el museo Madame Tussaud.

Famosa por sus escenas lésbicas, los cibernautas onanistas debieron esperar un tiempo prudencial para verla interactuar con varones. Eso sí, con dos reglas de oro: nunca hizo sexo anal y jamás tuvo una escena interracial. Es decir, no tuvo relaciones sexuales con personas negras.

 

Stay strong people of Israel in this dangerous time ������������������������

Una foto publicada por Jenna Jameson (@jennacantlose) el

Se retiró del porno en 2007, y hoy milita contra el presidente Obama y a favor de Israel. 

Hoy, ya una señora adulta, se volcó a su militancia pro Israel. Desde su twitter interpela al presidente Obama, a quien acusa de inacción en Medio Oriente, y a quien le exigió “que termine su fiesta con Jay-Z y Beyoncé mientras los soldados americanos mueren”

 Volcada al judaísmo, no duda en trenzarse con seguidores que cuestionen su pensamiento, a quienes acusa de antisemitas porque considera que la discriminan por su religión. Retuitea a Donald Trump y a Marco Rubio. “Tengo familia allá y es una preocupación constante”, explica.

Jenna jamás tuvo escenas interraciales. Nunca grabó escenas con gente negra. 

 

Stand up for what you believe in! I never feel silenced by naysayers ����������

Una foto publicada por Jenna Jameson (@jennacantlose) el

 

Little eye candy for y'all ����������

Una foto publicada por Jenna Jameson (@jennacantlose) el

El viejo precepto ruega hacer el amor y no la guerra. Y Jenna Jameson (quien adoptó este apellido por su whisky favorito) algo entiende al respecto.