Menu Big Bang! News
Mundo Atentados en París

"Alá es grande", gritaban los terroristas mientras mataban rehénes

Hollande cerró las fronteras y la alcaldía de París instó a  a quedarse en sus casas a la espera de instrucciones.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Al menos 60 personas murieron esta noche en el centro de París, al producirse varios ataques en forma simultánea, seguidos de explosiones en una zona cercana al Stade de France.

La televisión francesa, que citó fuentes policiales, informó que los muertos serían 60 y que habría decenas de heridos, mientras se vivían escenas de pánico en la zona norte de la capital de Francia.

El presidente de Francia, Francois Hollande, hizo una breve aparición en la televisión, poco después de la medianoche en la que expresó que se declarba el estado de emergencia y el cierre de las fronteras.

Las calles de la capital parisina eran recorridas por centenares de agentes de policía y efectivos del Ejército, mientras circulaban ambulancias en forma permanente.

Varios atacantes con fusiles de asalto han protagonizado al menos tres tiroteos en los distritos 10 y 11 de la capital. El más grave se ha producido en la conocida sala de fiestas Bataclan, situada en el número 50 del Boulevard Voltaire, donde han fallecido al menos 15 personas, según fuentes policiales, informa el diario El País.

Pasadas las once de la noche, todavía proseguía algún enfrentamiento armado entre atacantes y policías en la calle Charonne, cerca de la sala de fiestas, agrega el diario.

Un testigo que estaba en esa sala de conciertos aseguró que uno de los atacantes gritaba “Alá es grande”, mientras disparaba a una multitud que asistía a un recital.

Medios franceses dijeron que hubo ataques con bombas. Supuestamente eran personas que llevaban explosivos en el cuerpo y que detonaron en tres lugares diferentes.

La agencia AFO informó que al menos fue confirmado uno de los ataques con explosivos, que se trataría de un kamikaze, a partir de datos de fuentes policiales.

Según informó el diario Liberation, dos personas abrieron fuego en el bar "Le Carillon", y mataron a varias personas e hirieron a muchas más, durante la noche del viernes en el décimo distrito de París, cerca de la rue Bichat.

Las víctimas en la vereda del bar Le Carillon.

Testigos que había en el lugar dijeron que hubo varios muertos - al menos cuatro cuerpos en el suelo - y varios heridos, según un periodista de la Liberación.

Otro tiroteo estalló unos minutos más tarde, cerca de la Bataclan Boulevard Voltaire, donde se escucharon varios disparos. Los testimonios hablan cinco o seis tiradores, no encapuchados.

Otras víctimas tendidas en la vereda en el lugar de uno de los ataques.

Un periodista que estaba en lugar habla de dos tiradores, por lo menos, que habría de empezar a rodar en el bar Le Carillon antes de huir.

Además, hubo tres explosiones sonaban casi simultáneamente cerca de Stade de France. Un cordón de seguridad se estableció alrededor de la zona, según varios testigos en el acto.

Otras víctimas en el centro de la capital francesa.

A la misma hora estaban jugando Francia y Alemania, y el presidente Francois Hollande estaba allí viendo el partido, y fue retirado por la policía.

Otro de los ataques se produjo en el teatro Bataclan, donde habría varios muertos, y además se hablaba de una posible toma de rehenes.

Los espectadores permanecieron el en estadio hasta que terminó el encuentro y cuando finalizó el partido se vivieron momentos de desconcierto y la gente comenzó a correr por el mismo campo de juego.