Menu Big Bang! News
Mundo Caos en Bélgica

Alerta máxima: Europa refuerza la seguridad tras los ataques

Se extremaron medidas de seguridad en las principales capitales del continente y en las fronteras. A su vez, se suspendieron los servicios de medios de transporte. François Hollande, presidente de Francia, dijo que se trató de "un ataque a todo Europa". 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Los ataques en el aeropuerto y metro de Bruselas pusieron en estado de alerta máximo a todo el continente europeo con medidas de seguridad extrema. Los comités de emergencia se reunirán para delinear las medidas a tomar tras el atentado que terminó con la vida de, al menos, 35 personas.

Los ataques en Bruselas pusieron en alerta a todo el continente. 

El Presidente de Francia, François Hollande, condenó el ataque y aseguró que se trata de un “atentado a todo Europa”, y les pidió a sus pares “ser conscientes de esta amenaza”. Luego de una reunión de gabinete en París, las autoridades francesas decidieron desplegar 1.600 policías a sus fronteras para reformar las medidas de seguridad.

Hollande agudizó las medidas de seguridad tras el ataque. 

El funcionario denunció que se trata de un “ataque psicológico a la sociedad” para que los europeos vivan con miedo. En ese sentido, el primer ministro belga, Charles Michel, convocó al Consejo de Seguridad Nacional.

Las imágenes del horror. Al menos 30 muertos por el ataque. 

Además, el centro de crisis belga recomendó a los ciudadanos quedarse en sus viviendas o en sus puestos de trabajo. "Quédense donde están", pidió.  En el mismo sentido se expresó la Comisión Europea, que ordenó a los ciudadanos que no concurra a trabajar y a los que ya lo hicieron que permanezcan en sus oficinas.

La canciller Susana Malcorra, expresó su solidaridad a la comunidad belga y aseguró que “estamos frente a un enfrentamiento asimétrico”, y agregó: “Esta gente está usando todas las técnicas posibles para impactar la psicología de la sociedad. Esto empieza a restringir la tranquilidad para moverse".

Malcorra se refirió a los ataques y expresó su solidaridad por lo sucedido. 

Las fronteras de Bélgica fueron cerradas para evitar la salida de los posibles responsables del ataque y las medidas de seguridad también se extienden por las redes de subterráneos y medios de transporte de todas las ciudades europeas.

El atentado se produjo en vísperas de la Semana Santa, época en la que miles de europeos pensaban viajar y trasladarse por el continente. La red europea de trenes de alta velocidad Thalys anunció que ha interrumpido completamente sus trayectos tras los ataques. El grupo, que asegura conexiones entre París y Bruselas, Colonia y Amsterdam, indicó en su página que la circulación de sus trenes ha sido cesada "por completo", y recomendó a sus clientes aplazar sus viajes.