Menu Big Bang! News
Mundo Lo presentó un diputado opositor

Brasil en crisis: Dilma afronta otro pedido de juicio político

El diputado opositor Eduardo Cunha, del partido del Movimiento Democrático Brasileño, presentó un nuevo pedido de juicio político a la presidenta de Brasil. Es por violar la Ley de Responsabilidad Fiscal. Rousseff calificó la denuncia como “improcedente e inconsistente”. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El líder de la Cámara de Diputados, el opositor Eduardo Cunha, abrió ayer un nuevo proceso contra la presidenta, Dilma Rousseff. Hace dos meses, la Corte Suprema de Brasil había hecho lugar a una petición del partido de los Trabajadores con el objetivo de imponer la necesidad de una mayoría especial para tratar otros dos pedidos de juicio político contra la mandataria, por lo que había sido descartado.

Se trata del tercer pedido de juicio político que afronta Rousseff en los últimos meses. El pedido impulsado por el diputado, que busca destituir a la presidenta, está relacionado a la violación de leyes de responsabilidad fiscal. La mandataria, en cambio, aseguró estar indignada con el pedido. “Son inconsistentes e improcedentes las razones que fundamentan esa solicitud”.

El mandato de Dilma se encuentra atravesado por las denuncias de corrupción contra varios funcionarios.

El opositor acusa a la presidenta de violar la Ley de Responsabilidad Fiscal mediante el uso de fondos de bancos estatales cada vez que se quedaba sin presupuesto.

Cunha es un diputado polémico en Brasil. Incluso enfrenta cargos de corrupción en la Suprema Corte por aceptar, presuntamente, millones de reales en sobornos. Tiempo atrás, era un hombre cercano al oficialismo, pero tras las denuncias en su contra se alejó del Partido de los Trabajadores, y hoy se encuentra bajo el ala del Partido del Movimiento Democrático Brasileño.

El diputado Eduardo Cunha presentó el pedido de juicio político contra Dilma Rousseff.

El jefe de Diputados anunció su decisión de impulsar el juicio político pocas horas después de que la bancada oficialista resolviera votar a favor de que se abra un proceso de destitución en su contra por el caso de corrupción en Petrobras.

Incluso él mismo, como presidente de la Cámara de Diputados, había aceptado tratar el juicio político a Dilma a principios de octubre. Sin embargo, la decisión adoptada por la Corte Suprema en ese entonces, que obligaba a la oposición a tener una “mayoría especial” en el Parlamento, detuvo la iniciativa para remover del cargo por la vía constitucional a la mandataria.

“En ningún otro mandato se habían recibido tantos pedidos para impugnar a un presidente”, aseguró el diputado Cunha en las últimas horas, en declaraciones recogidas por AP. Todo ocurre en tiempos en los que la imagen de Dilma se encuentra dañada a raíz del escándalo de corrupción por un esquema de sobornos a la petrolera estatal, Petrobras.

La presidenta negó las acusaciones en su contra y las calificó como “inconsistentes”.

Ahora, el procedimiento legal continuará en una comisión especial que sería integrada con diputados de todos los partidos de manera proporcional. Sin embargo, aún no hay una fecha prevista para el inicio del proceso.

Para que avance al Senado, deberá ser aprobado por dos tercios de la Cámara de Diputados. Para prosperar deberá contar con el apoyo de 342 diputados, de los 513 que integran la cámara.

De todos modos, la decisión podría volver a ser paralizada por la Corte Suprema, ya que los diputados oficialistas volverán a presentar un recurso para que la decisión del diputado opositor pierda validez.