Menu Big Bang! News
Mundo una sesión encendida

Conmoción en Brasil: Dilma quedó al borde del juicio político

El proceso de impeachment se aprobó por una amplia mayoría en Diputados. Ahora pasará al Senado, donde la oposición también contaría con los números necesarios, aunque con un margen más apretado.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Tras casi cinco horas de votación, y tal cual se preveía, la oposición a Dilma Rousseff logró en Diputados los votos necesarios para que el proceso de impeachment que se lleva adelante contra la mandataria siga avanzando y pase ahora al Senado.

En una encendida sesión, finalmente la oposición logró su objetivo. 

Es la segunda vez que un presidente es sometido en el Senado a un juicio político, luego de Fernando Collor de Mello en 1992, a quien se le adjudicó el delito de corrupción. A la mandataria se la investiga por haber violado la ley de responsabilidad fiscal.

 

 

Apuntada por alterar la contabilidad del presupuesto federal, Rousseff aseguró que presidentes anteriores recurrieron a maniobras similares. Además recordó que no fue acusada de ningún crimen ni está involucrada en escándalos de corrupción.

al senado

En la Cámara alta, la oposición también contaría con las cifras para la destitución, aunque con un margen más apretado que en Diputados.
Opositores a Dilma encendieron velas frente al Congreso. 

Se necesitan 41 votos para aprobar el proceso. Los principales diarios brasileños especulan con que los senadores que votarían a favor del juicio político serían entre 44 y 47.
Un simpatizante de la actual mandataria, símbolo de la decepción. 

de temer

En este último caso, la mandataria deberá separarse del cargo hasta que concluya el proceso, para el cual habrá un plazo de 180 días.

Durante ese período sería sustituida por el vicepresidente Michel Temer, quien completaría el mandato que concluye el 1º de enero de 2019, si es que se llegara a la destitución.
Temer, al acecho de Dilma.

A fines del mes pasado, BigBang había contado quién es el hombre que aspira a la sucesión. La reducción del gasto y la prioridad al equilibrio fiscal son dos de los principios con que podría gobernar el país más importante de la región.