Menu Big Bang! News
Mundo machismo

Costa Rica: filmó un video antiacoso, lo apuñalaron y es un héroe

Caminaba por las calles de San José de Costa Rica y delante suyo un hombre mayor grababa a una chica con su celular por debajo de pollera. Persiguió al acosador pero a los 3 días apareció apuñalado y agoniza.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Gerardo Cruz Barquero tiene 22 años, es panadero, vive en Costa Rica, es papá de una nena de 4 y está internado en estado grave.

Se convirtió en un símbolo contra el machismo y su salud tiene en vilo a todo el país, que se conmovió ante el gesto del joven. Cruz Barquero caminando por las calles de San José cuando vio que un hombre mayor grababa con un celular debajo de la falda de una chica. Gerardo lo frenó, le avisó a la muchacha y comenzó a perseguir al acosador reiterando que lo iba a escrachar en Facebook.

Gerardo Cruz Barquero, de 22 años, se convirtió en un símbolo contra el machismo. 

Pero todo salió mal. A los 3 días del incidente callejero, Cruz Barquero fue apuñalado en el pecho y en el abdomen en circunstancias poco claras. "Gerardo se ha convertido en una suerte de héroe nacional antimachismo", declaró el presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, ante la prensa. “Muchos ruegan para que se quede en héroe y no pase a mártir", dijo.

Cruz, internado grave, es papá de una nena de 4 años y su mujer está embarazada. 

El joven panadero brindó entrevistas a la tele de su país explicando su proceder, y se generó un debate acerca de si se estaba violando la privacidad del agresor, al que se identificó como empleado de un ministerio de Economía. 

El estado de salud de Gerardo es delicado. Al parecer, el muchacho tendría daño cerebral. Cuando pidieron sangre, 0 Negativo, las muestras de apoyo se multiplicaron. Incluso el equipo de fútbol Los Guerreros del Sur Pérez Zeledón se solidarizó. El plantel llegó al sanatorio donde está internado Cruz con flores para la familia, que también recibió el apoyo del embajador norteamericano. La sociedad costarricense está conmovida y movilizada por un nuevo símbolo contra el machismo.