Menu Big Bang! News
Mundo Reclaman controles

Crimen de Montañita: quieren controlar el consumo de drogas

Luego del caso de las mochileras mendocinas, las autoridades locales y los lugareños coinciden en que deben controlar el consumo de bebidas con alcohol y otras sustancias para evitar nuevos casos de violencia. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Los dos asesinatos de las argentinas en Montañita son parte de los cinco que se registraron en la provincia de Santa Elena en lo que va del 2016. El año pasado hubo 15 muertes violentas en toda la provincia y los lugareños señalan al consumo de alcohol y drogas como el iniciador de distintos episodios violentos y reclaman que sea controlado de inmediato. 

Las mendocinas asesinadas pasaron diez días en Montañita.

Lo cierto es que preocupa el futuro de Montañita y los lugareños sostienen que es hora de ocuparse del “descontrol”. El consumo excesivo de alcohol en la playa y en áreas públicas es principal problema inicia un circulo sin fin: peleas callejeras, robos, abusos de poder y enfrentamiento con la policía. Es el tema pendiente de Montañita y a su vez, abre el abanico para que se consuman otras sustancias.

Se puede encontrar en distintos blogs y sitios web la referencia del lugar como “Drogañita” como resultado de la mezcla del nombre del lugar y lo que muchos van a buscar en ese destino.

Los medios locales señalan que pese a los controles y las campañas para reducir su ingesta de alcohol no hay límites.

En marzo del 2015, el Cabildo emitió una ordenanza que prohibió el consumo de bebidas alcohólicas en la playa, en las calles y en lugares públicos. El alcalde de Santa Elena, Dionisio Gonzabay, indica que pese a que la sanción es del 50% del salario básico para quienes infrinjan la ordenanza por primera vez, la presencia de jóvenes que beben es frecuente en las playas.

La noche en Montañita se complica por el exceso de consumo de alcohol.

Las decenas de discotecas ubicadas frente a la playa y a lo largo de la calle principal de la comuna tienen la prohibición de atender pasadas las 4 de la madrugada, pero eso mismo no detiene el consumo. Los turistas compran en kioscos nocturnos y amanecen bebiendo en la calle o en la playa. Las peleas surgen y muchos de ellos terminan con heridas graves.

Por ese motivo, los comuneros de Montañita piden más control antidelictivo y a su vez, los dueños de los negocios temen que la información sobre el crimen de dos turistas argentinas afecte a la llegada de visitantes. De todas maneras, ya el pedido de mayor seguridad está instalado y es más que necesario.