Menu Big Bang! News
Mundo Negociaciones estancadas

Crisis en Europa: Grecia queda al borde del default

Los ministros de Economía de la Eurozona rechazaron prorrogar el rescate financiero que vence en tres días. El gobierno convoca a un referendum para decidir si acepta la oferta de los acreedores. Protestas callejeras.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Mientras el parlamento griego debate sobre la convocatoria a un referéndum para decidir si acepta la oferta de los acreedores, el líder del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, rechazó tajantemente la posibilidad de prorrogar la liberación del "rescate" que vence en tres días y que deja a Grecia al borde del default.

"Grecia ha respondido negativamente, ha rechazado las propuestas y la opinión de los otros 18 Estados miembros, es que lo lamentamos", dijo el presidente del Eurogrupo, quien añadió que, ante esa situación, "hoy no son posibles ya más negociaciones o conversaciones".

Las medidas exigidas a Grecia, que desde hace cinco años atraviesa una grave crisis económica y social, incluyen recortes que perjudican gravemente a los sectores más vulnerables a la vez que refuerza a los sectores históricamente favorecidos por los organismos de créditos.

El ministro de Economía griego, Yanis Varufakis.

Los ministros de Finanzas y Economía de la zona euro -incluso el ministro griego, Yanis Varufakis- se reunieron hoy en Bruselas para discutir sobre la convocatoria de Grecia para que la ciudadanía decida en un referéndum si acepta o no la propuesta de los acreedores.

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, anunció esta madrugada la convocatoria de un referéndum tras rechazar en Bruselas las medidas propuestas por las instituciones -Comisión Europea (CE), Banco Central Europeo (BCE), Fondo Monetario Internacional (FMI)- a cambio del desembolso del último tramo de dinero pendiente.

A tan solo tres días de que expire el "rescate" heleno, la propuesta de Tsipras, que será votada hoy por el parlamento, requiere que los acreedores prorroguen el vencimiento de los 1.600 millones de euros que Grecia debe pagar al FMI el martes.

Grecia está en crisis desde hace cinco años.

Tsipras aseguró que respetará cualquiera que sea la voluntad del pueblo y añadió que enviará una carta a los líderes e instituciones de la Unión Europea (UE) en la que solicitará un aplazamiento de "unos días" de la actual prórroga del rescate que vence el próximo martes, para que los ciudadanos puedan "decidir sin presión".

Sin embargo, la propuesta quedó truncada con las declaraciones de Dijsselbloem quien, durante un receso de la reunión del Eurogrupo, aclaró que el programa de rescate para Grecia "se acaba el martes" y reconoció que se firmó una declaración conjunta que no cuenta con la aprobación Varufakis.

“El gobierno griego sigue sacando propuestas de la galera para evitar un inminente default

Agregó que han decidido convocar "inmediatamente una segunda reunión para abordar cualquier consecuencia" que se derive del rechazo de Grecia a las propuestas de sus acreedores y de la convocatoria de un referéndum para el 5 de julio.

La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, opinó que las tres instituciones que formaban la troika siempre han mostrado "flexibilidad" para adaptarse a la situación de Grecia aunque reiteró su exigencia para que Atenas aplique reformas profundas.

En medio de protestas ciudadanas, largas colas para retirar dinero de los bancos y presiones externas e internas, el gobierno griego sigue sacando propuestas de la galera para evitar un inminente default con la consecuente salida del euro que no solo agravaría la crisis griega sino que también tendría consecuencias negativas en toda la eurozona.