Menu Big Bang! News
Mundo ECONOMÍA

Cuánto hay que trabajar en distintas ciudades para comprar un Big Mac

Una consultora financiera calculó el valor de la hamburguesa de Mc Donald´s para comparar el costo de vida en varias capitales del mundo. Mientras en Hong Kong los trabajadores necesitan apenas nueve minutos para comprarlo, en Nairobi requieren casi tres horas.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Si hay algo universal, y de fácil acceso para casi todo el mundo, es el Big Mac, la emblemática hamburguesa de McDonald's.

El clásico Big Mac, referencia para comparar distintas ciudades del mundo.

Por eso, la consultora financiera UBS se basó en esa medida para comparar a distintas ciudades del mundo y determinar cuál es el costo de vida en cada una de ellas.

Del estudio se desprende, por ejemplo, que mientras los trabajadores en Hong Kong sólo tienen que trabajar un promedio de nueve minutos para comprar un Big Mac, en Nairobi necesitan casi tres horas.

En Hong Kong necesitan trabajar un promedio de 9 minutos para comprarlo.

Después de Hong Kong, los primeros puestos se completan con Luxemburgo y Tokio (10 minutos en cada una), y Zurich, Miami, Sidney, Los Angeles, Chicago, New York, Ginebra y Nicosia, la capital de Chipre, con 11 minutos cada una.

En Nairobi requieren casi tres horas de trabajo para comprar la hamburguesa.

En nuestro país, Buenos Aires se ubica bastante lejos, con un promedio de 29 minutos, aunque por encima de otras grandes capitales latinoamericanas como Santiago de Chile, Rio de Janeiro, Bogotá y Lima.

Buenos Aires, con 29 minutos, está por encima de otras capitales latinoamericanas.

Otro índice que se tomó fue el de la compra de un iPhone. En este caso, mientras en ciudades como Zurich y Nueva York los trabajadores requieren menos de tres días para alcanzar un teléfono de estas características, en Kiev necesitan trabajar más de 13 semanas.

El iPhone, otra referencia que tomaron para medir ingresos. 

Números y estadísticas, en definitiva, que no hacen más que poner claramente de manifiesto el desequilibrio que existe entre las grandes potencias del mundo y las naciones más pobres del planeta.