Menu Big Bang! News
Mundo Política dura

Desalmada, Angela Merkel hace llorar a una joven palestina

Una joven palestina que está a punto de ser deportada de Alemania junto a su familia tuvo la oportunidad de estar frente a la canciller Angela Merkel. Le explicó su problemática y la mandataria, impávida, le respondió que no podía hacer nada. Llanto desconsolado e intento vano de consuelo. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

La escena sucedió ayer en un encuentro de Angela Merkel con alumnos de entre 14 y 17 años de una escuela en Rostock, norte de Alemania. El acto avanzaba con normalidad hasta que una alumna palestina tomó el micrófono y contó su historia. “Tengo metas en la vida como cualquier persona. Quiero ir a la universidad. Ese es un sueño que quiero conseguir”. Hasta ese momento, la sonrisa de la chica no le cabía en el cuerpo. 

Sin anestesia, Merkel le cortó el sueño a una joven palestina a punto de ser deportada de Alemania. 

Reem, la joven en cuestión, es una chica palestina y junto a su familia están a punto de ser expulsados de Alemania. “"Es difícil ver que otros realmente pueden disfrutar de sus vidas y tú no puedes disfrutar con ellos", dijo con calidez. Merkel, un tanto descolocada pero sin perder la calma, tomó el micrófono y le contestó: “Hay cientos y cientos de refugiados palestinos en los campos de refugiados de El Líbano. Si nosotros le decimos ‘pueden venir aquí’ o ‘pueden venir todos desde África’ no podríamos sobrellevarlo”. 

La sonrisa de Reem se desdibujó y la chica, que acababa de ser anoticiada de que ella y su familia serían deportados, se largó a llorar desconsoladamente. Merkel se arrimó a consolarla. La mandataria germana balbuceó: “Lo has hecho muy bien”. Y el moderador del encuentro medió: “No creo que esta tenga que ver con hacerlo bien o no, señora Canciller. Esto le ha disgustado mucho”.