Menu Big Bang! News
Mundo Inmigración

Drama y violencia en Hungría con un tren lleno refugiados

Los inmigrantes se treparon al tren en movimiento porque querían viajar a Alemania. Por los incidentes, se suspendieron los servicios internacionales de transporte.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Hungría también vive el drama de los refugiados. Esta mañana, al ver que la Policía se retiraba de la Estación Internacional de Keleti, los inmigrantes, esperanzados con irse a Alemania, se treparon a un tren en movimiento y hubo disturbios. Esto causó que el país cancele todos los servicios internacionales de transporte.

Los refugiados que están en  la estación Keleti (Hungría), se trepan a un tren que parte hacia Alemania. Crédito: Laszlo Balogh 

Según publica el diario internacional El País, muchas familias saltaron al techo del tren y metían a los niños por las ventanas. Luego de esta situación, la Estación Keleti quedó abierta a los refugiados pero inactiva. Los servicios internacionales terminaron cancelados para todos. En la estación también se acumularon turistas que ya tenían el pasaje en mano.

Los refugiados descansan en camas, en Hungría. Crédito: AFP

En el contexto de los inconvenientes que vive actualmente la Unión Europea, hace una semana Hungría decidió abrir las puertas de la estación internacional de KeletiBudapest para ayudar a más de 2000 refugiados que estaban en situación de calle. El país les dona colchas y comida para que pasen la noche con la condición de que no intenten subirse a los trenes.

La policía húngara controla que los inmigrantes no se suban a los trenes que parten hacia Alemania. Crédito: Reuters

Además, según relata el mismo medio, la acumulación de personas y la barrera del idioma generan caos y mal humor. La falta de higiene también se hace sentir ya que la gente hace cola para hacer sus necesidades en las calles, ocasionando que haya olor a orina “insoportable”.

Los inmigrantes duermen como pueden. Hungría les da comida y colchas. Crédito: Simon Gentry

Pero a pesar de la situación, no todo es sufrimiento, los chicos intentan hacerse un espacio para divertirse jugando a la pelota y aprendiendo inglés para pedirles monedas a los turistas.

Con los servicios suspendidos, los turistas también esperan en la estación. Crédito: Simon Gentry

Oscar, un estudiante de Relaciones Internacionales, le comentó a El País: “Esto es una vergüenza. Me dan ganas de llorar, por eso vengo y traigo agua y comida para ayudarlos”.

Los trenes por dentro. Los turistas observan que sucede afuera. Crédito: Simon Gentry

Para resolver los problemas que se están viviendo en el país, este jueves el parlamento húngaro se junta para debatir una ley que establezca penas de cárcel para las personas que entren ilegalmente a Hungría.

Los niños aprenden inglés para pedirle monedas a los extranjeros. Crédito: Reuters

La situación que está viviendo Europa con los refugiados es crítica. En lo que va del 2015, el continente recibió 351.314 personas que buscan escaparse de las guerras y el hambre que viven en sus países natales.