Menu Big Bang! News
Mundo escándalo en chile

El Papa llamó "zurdos" a los críticos de un obispo sospechado de encubrir abusos

El episodio sucedió en mayo, pero se conoció a través de un video difundido en las últimas horas. Francisco dice que no hay pruebas para condenar a Juan Barros, presunto encubridor del ex párroco Fernando Karadima.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

No se dejen llevar de las narices de todos los zurdos, que son los que armaron la cosa”. La frase pertenece al papa Francisco, el mismo que algunos sectores insisten en tildar de marxista.

El pontífice se la dijo en el Vaticano, el 6 de mayo, a quienes le pidieron un comentario sobre la delicada situación del obispo de Osorno, Juan de la Cruz Barros, denunciado como encubridor de los abusos imputados al ex párroco Fernando Karadima.

En el video difundido en las últimas horas, Francisco criticó a los políticos que le “llenaron la cabeza” a la Iglesia sobre un obispo con “20 años de servicio”. La única acusación que pesa sobre él, asegura el Papa, “fue desacreditada”.

El papa desvinculó al obispo chileno de los casos de abuso.

Yo soy el primero en juzgar y castigar a alguien que tiene acusaciones de ese tipo” -recordó- pero ”Osorno sufre por tonta, porque no abre su corazón a lo que Dios dice”, insiste durante el diálogo registrado en el sitio Ahora Noticias.

el caso

Laicos y religiosos de Osorno cuestionan con dureza el nombramiento de Barros, vinculado al sacerdote Fernando Karadima. Se trata de un formador de obispos acusado de abusar de menores de edad en los 80, mientras era párroco de la iglesia El Bosque de Providencia.

Fernando Karadima abusó de menores en los 80.

fines de marzo, el Vaticano respaldó al obispo nombrado por el Papa el 10 de enero, incluso después de que varios miembros de la comisión de 17 personas en defensa de los menores que creó el propio Bergoglio manifestaran su "perplejidad".

El rechazo a la designación de Barros se extendió a buena parte de la sociedad chilena y llegó hasta el Congreso, donde 51 diputados entregaron una carta de protesta al Vaticano.

El caso conmovió a los chilenos.

Mientras tanto, Karadima -de 84 años-, fue retirado "a una vida de oración y penitencia".