Menu Big Bang! News
Mundo

El drama de las viudas del Chapecoense a un año de la tragedia que sacudió al fútbol

Aseguran que se montó una "campaña de marketing con la tragedia". "Le faltaron el respeto a las familias", dijo una de las mujeres.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

A un año de la tragedia del Chapecoense, las familias de las víctimas aún no se reponen. Un año atrás, el avión en el que el plantel del equipo de fútbol brasilero, parte del cuerpo técnico y un nutrido grupo de periodistas falleció cuando el avión de la aerolínea LaMia se quedó sin combustible cuando viajaban a disputar un partido por la Copa Sudamericana.

El trágico vuelo 2933 de LaMia se estrelló cuando le faltaban pocos minutos para aterrizar en Medellín. El Chapecoense viajaba a esa ciudad para disputar un partido por la Copa Sudamericana con el Atlético. Doce meses después, las familias aún no se lograron recomponer, y tres de las viudas critican que el club brasilero hubiera realizado una “campaña de marketing” sobre la tragedia.

Fabienne Belle, viuda del fisiólogo del club, cree que “las familias quedaron a un lado”, y que el Chapecoense “se reconstruyó, recibió todo el apoyo, se movilizó e hizo un marketing sobre la tragedia”. Junto a otra de las viudas, Mara Paiva - esposa del comentarista Mario Sergio -, crearon la Asociación de Familiares y Amigos de las Víctimas del Vuelo del Chapecoense.

Dos de las viudas que cuestionaron con dureza al club de Brasil.

Para Paiva, la tragedia no fue del club brasilero. “Fue de las familias”, le dijo a la agencia AFP. Hasta el momento, según relató la mujer, sólo recibió dinero por el seguro de vida de su esposo, y rechazó la propuesta de la aseguradora de LaMia, que le ofreció 200 mil dólares a cada familia, a cambio de no iniciar acciones legales. El juicio será millonario.

El mensaje más duro, sin embargo, llegó de Rosangela Loureiro, la viuda del experimentado centrocampista Cléber Santana, quien disparó que el Chapecoense “le faltó el respeto a las familias”. “Hay gente que está pasando necesidad. Personas que estaban comenzando la carrera, masajistas, gente que ganaba dinero en el día a día y que no tenía cómo pensar en el futuro”, agregó.

En la tragedia murieron 71 de los 77 pasajeros del avión de LaMia.

Lo cierto es que aún no culminaron las tareas de investigación respecto a cómo se produjeron todos los hechos aquella trágica noche de noviembre de 2016. Apenas seis de los 77 pasajeros lograron sobrevivir entre los escombros que dejó la aeronave en el Cerro Gordo de Medellín.

Lo que sí se sabe es que la aerolínea no debió ser habilitada debido a las irregularidades que presentaba, previas inclusive a la tragedia. Las pericias se realizaron en Bolivia, Colombia y Brasil, y determinaron que el avión cayó por la responsabilidad del piloto y dueño de LaMia, Miguel “MykeQuiroga, quien por una cuestión de costos evitó reabastecerse de combustible y no realizó una escala.

Las familias de algunas de las víctimas cuestionan al club por la falta de acompañamiento en los últimos meses. Sin embargo, desde el Chapecoense aseguraron que “desde el primer momento buscan prestar todo el auxilio a las familias”. Según el jefe de comunicación de la institución, Fernando Mattos, el club pasó por una “reconstrucción como club de fútbol” y atravesó “un proceso de reestructuración administrativa”.

Hubo decenas de homenajes a las víctimas de la tragedia de Chapecoense.

Sin embargo, y a pesar de que Chapecoense abonó los seguros a las familias de las víctimas, existen 15 causas abiertas en la justicia laboral y tres en el fuero civil. Según AFP, semanas atrás el club anunció que donará 28.800 reales - alrededor de 8.900 dólares - por mes a otra asociación que auxilia a las víctimas del vuelo trágico.