Menu Big Bang! News
Mundo Lujos y caprichos

El lado íntimo de Trump: su mayordomo contó cómo es su excéntrica vida

Anthony Senecal, mayordomo del candidado republicano por casi 30 años, reveló algunos detalles íntimos de la vida del "Magnate". Desde cómo identificar si está de buen o mal humor hasta sus gustos con la comida. "Nadie puede tocarle el pelo", aseguró. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

“Siempre se sabe cuando el rey está en casa”, con esta frase definió a Donald Trump uno de los hombres que más lo conocen y de máxima confianza del precandidato presidencial de Estados Unidos por el lado de los republicanos.

Se trata de Anthony Senecal, su mayordomo de 74 años, que ha trabajado en el “castillo” de Trump durante casi 60 años, y bajo las órdenes del “Magnate” durante tres décadas.

El palacio de Donald Trump, Mar a Lago en Palm Beach.

A pesar de que para muchos sus discursos son racistas o están fuera de lugar, Donald Trump es el claro favorito por el lado de los republicanos, y según las tendencias su triunfo es imparable. El “Magnate”, según las encuestas, vencerá en las primarias y disputará el sillón de la Casa Blanca en un eventual enfrentamiento con Hillary Clinton.

Por esta razón, el sitio The New York Times decidió conocer en profundidad al republicano y le realizó una entrevista a su mayordomo en la propiedad de Florida de Trump, de un estilo mediterráneo que fue construida hace 90 años por Marjorie Merriweather Post, la heredera del imperio de los cereales del mismo apellido.

Entre algunos detalles que brindó Senecal, aseguró que al multimillonario le gusta “la carne como una piedra, bien cocida” y reconoció que - a pesar de contar con un salón de belleza dentro de la propiedad- el “Rey” insiste en arreglarse el pelo por sí mismo.

Senecal trabaja para Trump desde hace casi 30 años. 

El mayordomo no sólo explicó cómo le gusta la comida a Donald Trump, sino que también reveló la forma de saber si está de buen o mal humor. El precandidato se levanta a leer alrededor de las 4 de la mañana “para leer una gran variedad de diarios”, para luego irse a jugar golf.

Senecal explicó que con el curso de los años lograron identificar si Trump está de buen o mal humor por su forma de vestir: “Si se pone la gorra blanca está de buen humor pero si sale con la roja mejor guardar distancia”.

Asimismo, el hombre -que vivió gran parte de su vida en ese lugar- explicó la forma de poner de buen humor al “Magnate” estadounidense. El mayordomo “contrata a un trompetista para que interprete el Hail to the Chief, el himno al presidente de Estados Unidos”.

Trump con su gorra que representa su mal humor. 

A Senecal le preocupan “los ataques de fundamentalistas” y critica a las ex esposas del empresario. Además señaló que Trump nunca usa traje de baño y no le gusta nadar.

Por otra parte, el mayordomo advierte que nadie puede tocarle el pelo y reconoció que su ex esposa, Ivana, echaba a los jardineros para poder tomar sol desnuda.

Por último, Senecal aseguró que Trump vive en los extremos: “puede repartir billetes de US$ 100 entre sus empleados en un buen día y escapar en su carrito de golf en uno más melancólico”.

Salón de baile de la mansión de Donald Trump. 

La mansión de Florida tiene, entre otras cosas, un salón de baile blanco y dorado, un spa, seis canchas de tenís, piscina, seis cabañas con vista al mar, playa privada y un salón de belleza.

Senecal intentó jubilarse en 2009 pero Trump decidió que era irremplazable, así que fue exento de sus obligaciones como mayordomo, pero es una especie de historiador extraoficial de Mar a Lago. Trump le dijo: “Tony, jubilarse es como morirse. Nos vemos la próxima temporada”.