Menu Big Bang! News
Mundo Vaticano

El mensaje de Navidad de Francisco: ONU, terrorismo y paz

Desde el balcón central de la basílica de San Pedro y frente a decenas de miles de feligreses, el Papa dio un discurso cargado de agenda internacional. Pidió por el diálogo entre israelíes y palestinos, y por la paz en Colombia.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Frente a una colmada plaza de San Pedro y ante la atenta mirada de decenas de miles de feligreses, el papa Francisco dio su bendición “urbi et orbi” cargada de agenda internacional. El Sumo Pontífice recordó la importancia de la Navidad, aunque otorgó más importancia a los principales conflictos políticos actuales: terrorismo, diálogo en Oriente y paz en Colombia.

“Imploro consuelo y fuerza para todos los que son perseguidos por causa de su fe en distintas partes del mundo, ellos son nuestros actuales mártires

El religioso dio su bendición “urbi et orbi” frente a decenas de miles de fieles.

“En Tierra Santa, precisamente allí donde el hijo de Dios vino al mundo, continúan las tensiones y las violencias y la paz queda como un don que se debe pedir y construir. Que los israelíes y los palestinos vuelvan a dialogar los unos con los otros y a alcanzar un acuerdo que permita a los dos pueblos convivir en armonía”, fue una de las primeras consignas papales.

Pidió por el diálogo entre palestinos e israelíes para alcanzar una “armónica convivencia”.

“Que los israelíes y los palestinos vuelvan a dialogar los unos con los otros y a alcanzar un acuerdo que permita a los dos pueblos convivir en armonía

El mensaje también tuvo lugar para la reciente escalada terrorista y recordó “a cuantos han sido golpeados por los atroces actos terroristas, particularmente las recientes masacres sucedidas en los cielos de Egipto, Beirut, París, Bamako y Túnez”. “Imploro consuelo y fuerza para todos los que son perseguidos por causa de su fe en distintas partes del mundo, ellos son nuestros actuales mártires”, sumó.

Además, el religioso llamó a la comunidad internacional a poner “su atención de manera unánime” para que “cesen las atrocidades” en Irak, Yemen y África, al tiempo que pidió la paz en la República Democrática del Congo, Burundi y Sudán del Sur. La región sudamericana estuvo representada por los colombianos, a quienes Francisco les dedicó: “Que la alegría de este día ilumine los esfuerzos del pueblo colombiano para que, animado por la esperanza, continúe buscando con tesón la anhelada paz”.

“Que la alegría de este día ilumine los esfuerzos del pueblo colombiano para que, animado por la esperanza, continúe buscando con tesón la anhelada paz

Por último, el ex cardenal Bergoglio también celebró el acuerdo “alcanzado en el seno de las Naciones Unidas” y esperó que “logre cuanto antes acallar el fragor de las armas en Siria y remediar la gravísima situación humanitaria de una población extenuada”. “Espero que encuentre el apoyo de todos, para que se superen las graves divisiones y violencias que afligen al país”, remató.