Menu Big Bang! News
Mundo Drama

El piloto, horas antes: “Cristo te espera para un encuentro glorioso”

El comandante actualizó su estado de Facebook antes de despegar rumbo a Medellín. “Él te abrirá las puertas de la eternidad”, se despidió.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El lunes por la mañana, horas antes de despegar el avión que llevaría a los jugadores del Chapecoense a Medellín, el piloto del avión actualizó su cuenta de Facebook y publicó un llamativo mensaje póstumo: “Cristo está esperándote para un encuentro glorioso. Él te abrirá las puertas de la eternidad”.

Encina trabajaba en la aerolína Lamia y ya había llevado al equipo en otras oportunidades.

Fanático del deporte y muy creyente, Gustavo Encina vivía junto a su familia en Asunción y trabajaba como piloto de vuelos deportivos de la aerolínea Lamia. Era hincha del Chapecoense y ya los había trasladado en más de una oportunidad. De hecho, celebró con ellos el pase a la final de la Sudamericana.

El jueves celebró el pase a la final del equipo y les dedicó: "¡Estamos con ustedes!".

“¿Hacia dónde mirás en tu vida? ¿Atrás o adelante?”, se preguntó el mismo día en el que encontró la muerte. “Que el señor te de la gracia de soltar las cosas, aún aquellas que considerás preciosas en esta vida, y te permita mirar para adelante”, reflexionó horas antes de embarcarse en el vuelo que se estrellaría en Cerro Gordo, sólo 55 minutos antes de aterrizar en Medellín.

El último mensaje que subió a Facebook.
Los restos del avión. Confirmaron ya 76 muertos. Viajaban 81.

Hace unos días te cargaba por tus selfies. Como siempre peleamos por fútbol. Hermano, ya no vas a estar. Sé que los pilotos no mueren, vuelan más alto. Como sos una gran persona, vas a tener un lugar privilegiado junto al señor. Adiós amigo, buen vuelo”, es uno de los mensajes de despedida que por estas horas familiares y amigos dejan en su muro.

Su hija, Adriana, lo despidió en Twitter: "Te amo, mi amor".

Encina tenía una hija, Adriana, de 16 años. “Te amo, mi amor”, le dedicó en Twitter, en respuesta al último mensaje de su padre, quien había publicado el jueves una foto del equipo junto a un avión y el mensaje: “¡Finalistas en la Sudamericana, estamos con ustedes!”.

También había llevado a la selección boliviana.

Los amigos de Encina tomaron otros mensajes del piloto, todos con tintes religiosos, para despedirse. “Andamos ‘encorvados’ por algo. Jesús quiere liberarte de aquello que te ata y encorva. Acércate al Señor, ora con fe, obedécelo, y serás libre”, publicó el mes pasado.

Era conocido por sus selfies y buen humor.

“Tremendo mensaje y te fuiste con Cristo amigo. Que en paz descanses”, le dedicó uno de sus íntimos. “Tremendo mensaje antes de partir”, sumó otro. “Gus, estás con Dios. En su gloria”.