Menu Big Bang! News
Mundo Máxima tensión

El presidente turco trató al Papa de estúpido

Luego de que Francisco recordara el genocidio armenio, Turquía reaccionó con furia. Su presidente negó y relativizó la existencia de esa matanza ocurrida hace 100 años, “condenó” al Papa, dijo que dice “estupideces” y retiró a su embajador en el Vaticano. Un ministro mencionó que el Papa proviene de “un país que dio la bienvenida a los nazis”. El video con la historia.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

"Condeno al Papa y quiero advertirle que espero que no vuelva a cometer un error de este tipo", dijo Recep Tayyip Erdogan el presidente turco en un discurso transmitido en directo por la cadena turca NTV y reproducido por la agencia de noticias EFE. Eso no fue todo, también lo acusó de decir estupideces.
"Cuando algunos políticos y religiosos asumen el trabajo de historiadores, no dicen verdades, sino estupideces", añadió, en una declaración que se suma a la áspera ola de respuestas desatadas en Ankara luego que el pontífice hiciera referencia al genocidio armenio ocurrido hace 100 años, durante una misa celebrada homenaje a las víctimas en la Basílica de San Pedro.
Esta matanza perpetrada entre 1915 y 1925 donde habrían muerto 1.500.000 armenios divide profundamente a Ankara y Ereván. Las autoridades turcas sostienen que se trató de una guerra civil enmarcada en la Primera Guerra Mundial en la que también murieron miles de musulmanes Son 22 los países que lo reconocen como genocidio, entre ellos Argentina.

La historia

Apenas horas después de los dichos de Francisco, el canciller turco, Mevlut Cavusoglu, rechazó sus expresiones y señaló que las mismas "revelan una discriminación hacia los musulmanes y turcos por parte de los cristianos".Las declaraciones del canciller antecedieron a dos fuertes gestos simbólicos de Ankara que fueron la convocatoria al nuncio apostólico en Ankara y el llamado a consultas del embajador turco en el Vaticano. Cabe señalar que Francisco visitó Turquía en diciembre de 2014.

El Papa Francisco luego de la misa en la plaza San Pietro.
 

Mención aparte merecen los dichos del ministro turco de Asuntos para la Unión Europea, Volkan Bozkır, quien aseguró que el reconocimiento del genocidio armenio por parte del Papa Francisco se produjo porque el Sumo Pontífice "es de Argentina", un país que "dio la bienvenida a los nazis, que fueron los principales autores del Holocausto judío".