Menu Big Bang! News
Mundo Nueva ofensiva

En guerra: Francia volvió a lanzar ataques aéreos sobre Siria

El gobierno de Francois Hollande bombardeó esta madrugada por segunda vez la capital del Estado Islámico en Siria, Raqqa. Lo hizo con ayuda de los Estados Unidos. En total, se arrojaron 20 bombas.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Francia lanzó esta madrugada nuevos ataques aéreos sobre Raqqa, la capital del Estado Islámico. De este modo, continúa la ofensiva bélica tras los atentados terroristas del viernes pasado en París, en los que murieron 129 personas y hubo más de 300 heridos. El primer ataque francés había sido confirmado por el propio Gobierno el domingo por la noche.

Menos de 24 horas más tarde de que el presidente de Francia, Francois Hollande, asegurara que no existirá “una tregua con el terrorismo”, y confirmara que el país se encontraba “en guerra”, continuaron los ataques desde territorio francés hacia Siria. El domingo por la noche ya habían desplegado una primera ofensiva, en la que arrojaron 20 bombas desde aviones caza.

Con aviones caza, en las últimas horas Francia desplegó nuevos ataques sobre Siria.

El ataque de las últimas horas contra el Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) también fue aéreo y otra vez tuvo lugar en Raqqa, uno de los bastiones clave del grupo terrorista. El Estado Mayor informó en un comunicado que “el ejército francés condujo por segunda vez en 24 horas un ataque aéreo contra el ISIS en Raqqa, Siria”.

El portavoz militar, Col Gilles Jaron, aseguró a AP que los ataques del martes por la mañana destruyeron un “puesto de mando” y un “campo de entrenamiento” en Siria.

La ofensiva fue lanzada pasada la medianoche, y estuvo conformada por diez aviones caza, que partieron desde los Emiratos Árabes Unidos y Jordania. En total, lanzaron 16 bombas, en una misión similar a la del domingo por la noche. Según señalaron fuentes oficiales, “el ataque se llevó en coordinación con las fuerzas estadounidenses”.

“FRANCIA ESTÁ EN GUERRA”

Ante el Parlamento francés, el presidente Francois Hollande no tembló ayer al confirmar que el país se encontraba en guerra con el Estado Islámico tras los ataques el viernes en tres puntos de París. Desde el Palacio de Versailles, el mandatario prometió “erradicar el terrorismo” y aseguró que “Siria se convirtió en una fábrica de terroristas”. En este sentido, prometió “destruir” al Estado Islámico. “No destruirán la República. La República destruirá al terrorismo”, señaló.

Continúa el luto por las víctimas de los atentados del viernes, en los que murieron 129 personas.

En este sentido, anunció una batería de medidas para impulsar de cara al futuro en un panorama “de guerra”, como advirtió el mandatario. Por eso, Hollande quiere crear cinco mil nuevos puestos de policías en los próximos dos años y sumar unos 8.500 efectivos suplementarios para luchas “contra el terrorismo de guerra”.

Pero además, Francia acelerará el proceso de deportación de los extranjeros que “pongan bajo grave amenaza la seguridad de la Nación”, e impulsará acciones junto a otros países europeos contra el tráfico de armas.