Menu Big Bang! News
Mundo Además criticó la violencia

En su primera misa del año, Francisco cargó contra "la maldad"

El Sumo Pontífice celebró hoy la primera misa del 2016 y criticó con dureza la guerra, el hambre y la persecución entre los hombres. Instó a los Estados del mundo a llevar adelante acciones con los presos e inmigrantes. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El Papa Francisco brindó al mundo la primera misa del 2016 en la que no escatimó en críticas hacia las “falencias” humanas. Frente a una multitud en la basílica de San Pedro del Vaticano, el Pontífice llamó la reflexión y cuestionó la guerra, el hambre y la persecución.

El Sumo Pontífice brindó su primera misa del año frente a miles de seguidores.

"A veces nos preguntamos: ¿Cómo es posible que perdure la opresión del hombre contra el hombre, que la arrogancia del más fuerte continúe humillando al más débil, arrinconándolo en los márgenes más miserables de nuestro mundo?", señaló Francisco en el primer día del año, cuando la Iglesia celebra la Jornada Mundial de la Paz.

Las imágenes del primer encuentro religioso del año. 

Como es habitual, Francisco intentó reflexionar junto a los presentes en la misa sobre las diferencias entre los que más tienen y los desprotegidos. "A veces nos preguntamos: ¿Cómo es posible que perdure la opresión del hombre contra el hombre, que la arrogancia del más fuerte continúe humillando al más débil, arrinconándolo en los márgenes más miserables de nuestro mundo?", cuestionó.

Por otra parte, recordó a las miles de familias que día a día huyen de sus hogares en busca de nuevas oportunidades e hizo referencia a los ciudadanos que durante 2015 perdieron su vida escapando del conflicto de Siria. "¿Cómo puede ser este un tiempo de plenitud, si ante nuestros ojos muchos hombres, mujeres y niños siguen huyendo de la guerra, del hambre, de la persecución, dispuestos a arriesgar su vida con tal de que se respeten sus derechos fundamentales?", dijo.

Francisco hizo referencia a la muerte Aylan Kurdi, el niño sirio que conmovió al mundo.

En este sentido instó a los Estados del mundo a impulsar "gestos concretos" con los presos, los emigrantes y a favorecer las relaciones con otros países.

El pontífice denunció que "la plenitud de los tiempos parece desmoronarse ante la multitud de formas de injusticia y de violencia que hieren cada día a la Humanidad". Francisco también se preguntó "hasta cuándo la maldad humana seguirá sembrando la tierra de violencia y odio, que provocan tantas víctimas inocentes".

El Papa saludó a los miles de seguidores que se apostaron para presenciar la primera misa del 2016. 

"Todos estamos llamados a sumergirnos en este océano, a dejarnos regenerar para vencer la indiferencia que impide la solidaridad y salir de la falsa neutralidad que obstaculiza el compartir", afirmó. La primera misa del papa en el 2016 comenzó a las 10.00 locales (09.00 GMT) en medio de un fuerte operativo policial debido a la amenaza terrorista que aún atemoriza a Europa.