Menu Big Bang! News
Ferrari 335 S Spider Scaglietti, el auto más caro del mundo

Mundo Lujos

Ferrari 335 S Spider Scaglietti, el auto más caro del mundo

El modelo de la firma Ferrari de los años 50, batió el récord del auto más caro al ser comprado en una subasta en el Salón del Auto Clásico Retromobile, Francia. El auto estableció el primer récord de vueltas a más de 200 km/h y consiguió el Gran Premio de Cuba en 1958. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

La marca Ferrari se convirtió a lo largo de los años en sinónimo de poder adquisitivo, velocidad y glamour. En esta ocasión, la firma le agregó una descripción más a su definición tras lograr romper el récord del vehículo más caro en el mundo.

Se trató de una Ferrari 335 S Spider Scaglietti, de 1957, conducida por el campeón británico de Fórmula 1, Stirling Moss, en el Gran Premio de Cuba, en 1958.

La Ferrari 335 S Spider Scaglietti se convirtió en el auto más caro del mundo. 

La subasta de autos de colección y clásicos fue organizada por la casa Artcurial Motorcars en París, Francia. La Ferrari de carreras de la década de 1950 acaparó todas las miradas e impuso un récord absoluto en ventas jamás antes visto.

El lujoso auto fue comprado por 32.100.000 euros, es decir, aproximadamente US$ 37.000.000. La puja por esta joya clásica empezó en 20 millones de euros, pero sólo con el correr de los minutos alcanzó los 26 millones, para luego llegar a la inmensa cifra final.

El “súper auto” encabezó una subasta de tres importantes ventas en el Salón del Auto Clásico Retromobile.

"Este auto es una obra de arte y una reina de la velocidad al mismo tiempo", dijo Matthieu Lamoure, director general de la casa de subastas Artcurial. "Representa la esencia de lo excepcional: belleza, exclusividad, éxito en las carreras, historia, autenticidad y procedencia", reconoció.

Fue comprado por 32.100.000 euros. 

El anterior récord también perteneció a un Ferrari. Se trató de un Ferrari 250 GTO Berlinetta de 1962, el cual se vendió en una subasta por 28.5 millones de euros en 2014, en California, Estados Unidos.

La Ferrari 335 S Spider no es el único récord que tiene a su favor. En 1957, el auto estableció el primer récord de vueltas a más de 200 km/h en las 24 Horas de Le Mans, conocido como el Gran Premio de la Resistencia y la Eficiencia.