Menu Big Bang! News
Mundo Inglaterra

Fingió ser hombre para acostarse con su amiga: 8 años de carcel

Gayle Newland se hizo amiga de la víctima usando un perfil falso en Facebook. Cuando estaban solas, le pedía que usara una venda. Después de 10 encuentros, se la quitó y descubrió que ella usaba un pene de plástico. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Una mujer fue condenada a 8 años de cárcel en Gran Bretaña por fingir ser un hombre para mantener relaciones sexuales con otra mujer. Gayle Newland, de 25 años, se vinculó con la víctima usando un perfil falso a través de Facebook.

La condenada tiene 25 años. 

Bajo el nombre de Kye Fortune, la condenada sedujo a su amiga durante dos años, hasta que finalmente se encontraron. Sin embargo, al momento de verse cara a cara Newland le pidió que se vendara los ojos.

Gayle Newland, protegida por su padre para evitar el acoso de la prensa.

Así pasaron más de 100 horas juntas en las que la víctima llevó los ojos vendados, incluso para mirar televisión y tomar sol juntas.

La pareja mantuvo relaciones durante aproximadamente diez veces, hasta que un día la mujer se sacó la venda y descubrió que Newland utilizaba un pene de plástico.

La acusada se defendió diciendo que su víctima siempre supo que fingía ser un hombre, y que se dedicaban a juegos de rol para explorar su sexualidad. Además, afirmó que nunca ocultó sus pechos ni usó sombrero para tapar su cara, como se dijo durante el juicio.

La acusada, al momento de llegar a la Corte.

Sin embargo, según describe AFP, el juez Roger Dutton definió a la condenada como “mentirosa, intrigante y muy determinada”.

“Usted mantuvo esta línea de conducta durante un largo período en el que jugó con sus sentimientos, actuando únicamente para su propia satisfacción sexual sin tener en cuenta el impacto devastador que el descubrimiento de la verdad tendría en la víctima”, aseguró mirándola a los ojos.

Por su parte, la mujer engañada relató que “cada vez que me encontraba con Kye, o tenía la máscara puesta o él me esperaba afuera hasta que yo me la pusiera”. “Es patético, pero estaba desesperada por ser amada”, confesó.