Menu Big Bang! News
Mundo El cannabis como sacramento

Fumata verde: la Iglesia de la Marihuana dio su primera misa

Está en Indianápolis, Estados Unidos. En la convocatoria inaugural, los fieles disfrutaron de un día de música, baile y sonrisas. A pesar de la autorización legal, la policía los custodió con la guardia en alto.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Más de 100 personas concurrieron a la primera misa de la iglesia que admite fumar marihuana en Indianápolis (Estados Unidos), aunque esta vez se privaron de cualquier tipo de estupefaciente.

Se trata de una iglesia con características fuera de lo común: música y un espacio colorido para distender a sus visitantes.

Bill Levin, fundador de la Iglesia, celebró la primera misa marihuanera.

La inauguración fue sin cannabis porque la policía de Indiana amenazó con arrestar a aquellos miembros que encendieran sus cigarrillos.

Para evitar los conflictos desde el principio, el fundador de la iglesia, Bill Levin, decidió que no se fumara durante el primer servicio.

Pero Levin no se rendirá: su objetivo es llevar a la corte civil la nueva ley de objeciones religiosas del estado, siempre de manera pacífica.

Los adeptos a la iglesia leen la Santa Biblia de la marihuana.

Así, la policía de Indianápolis no realizó arrestos antes, durante o después del servicio.

Por su parte, unas 40 personas que se manifestaron en contra de la nueva iglesia se agruparon del otro lado de la calle durante el servicio, con carteles de protesta que rezaban leyendas como "La marihuana es ilegal en Indiana".

Clima distendido. Con música, bailes y sonrisas se llevó a cabo la primera misa.

En abril, el secretario de Estado Connie Lawson había aprobado a la iglesia como una corporación religiosa. De esta forma, se transformó en el hogar de la primera Iglesia de Cannabis de los Estados Unidos.

Levin quiere llevar a una corte civil la discusión por la marihuana.

Para Levin, la iglesia está “basada en el amor, comprensión y la compasión para todos”. Por eso nombró a la marihuana como un sacramento. Y agregó: “Si alguien está fumando en nuestra iglesia, que Dios lo bendiga”.

Se trata de una iglesia para mostrar una manera apropiada de la vida, de una manera amorosa a vivir la vida”, concluyó.