Menu Big Bang! News
Incinerados: sacaban selfies mientras ardía el hotel de Dubai

Mundo Indignación

Incinerados: sacaban selfies mientras ardía el hotel de Dubai

Varias personas “celebraron” el Año Nuevo sacándose fotos con el edificio en llamas de fondo. La historia del fotógrafo que pudo escapar del infierno.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Sorpresa. Rechazo. Indignación. Eso es lo que provocó una selfie de fin de año. Es que una pareja se fotografió el 31 de diciembre con el lujosísimo hotel de Dubai de fondo mientras ardía. Y mientras, en ese momento, un fotógrafo intentaba escapar del fuego.

“Feliz año mi querido Dubai. Que Dios te bendiga y te tenga a salvo”, publicó la pareja desde su cuenta @Ar_atiki. “Siempre nos sorprendes con los más grandes fuegos artificiales”, continuaron ironizando al tiempo que hicieron privado su Instagram.

Otra usuaria de la red social los calificó como “los primeros idiotas del 2016 (sic)”, pero, sin embargo, no tardaron en llegar las selfies de otros “idiotas” que también posaron con el edificio en llamas de fondo. Las fotos de Instagram se trasladaron a otras redes sociales.

Mientras ellos se divertían, otra persona atrapada allí usaba su cuenta para pedir ayuda. Dennis Mallari es un fotógrafo filipino de 38 años que se encontraba en el piso 48 del Address Downtown cuando a las 21.30 horas del último día del año pasado comenzó el incendio en el piso 20 del exclusivo hotel.

“Si entro (a las escaleras) para tratar de salir, no voy a morir a causa del fuego, sino del humo”, recordó que pensó ante la pregunta de la CNN. La idea del fotógrafo era aprovechar la sorprendente vista del edificio de 63 pisos para capturar con su cámara los instantes en que los fuegos artificiales le dieran la bienvenida al 2016.

Finalmente, Dennis Mallari se decidió: agarró el cable del aparato que se usa para limpiar las ventanas del edificio y comenzó a descender por afuera. En el medio, los bomberos lo encontraron, lo ayudaron y le dieron una máscara de oxígeno. El fotógrafo se sacó una selfie para avisarle a sus familiares que a pesar de todo se encontraba vivo.

Otros, en cambio, se quisieron hacer los vivos, pero se prendieron fuego en las redes sociales.