Menu Big Bang! News
Mundo el escape que conmueve al mundo

La compleja ingeniería detrás de la fuga del Chapo Guzmán

Topógrafos y mineros dirigieron un trabajo de 500 días, que necesitó más de 350 camiones. La maquinaria usada en la obra, el uso de ácido y la complicidad de los funcionarios.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

La fuga de Joaquín “El Chapo” Guzmán de la cárcel de alta seguridad de El Alto sigue intrigando al mundo. Este viernes, dos expertos revelaron que el túnel por el que se escapó el líder narco “tiene toda una estructura de ingeniería compleja y sofisticada”.

De 1,7 por 0,8 metros, el armado estuvo a cargo de topógrafos, mineros y tuneleros con acceso a los planos. Se necesitaron 503 días para elaborarlo, con un equipo de ocho personas trabajando en tres turnos de ocho horas, todos los días.

"Fueron excavando desde el subsuelo. Se necesitó un sistema guía, de posicionamiento y de topografía bastante precisa, ya que para un kilómetro y medio cualquier desviación de un grado te avienta varios metros de su destino", indicó un ingeniero y gerente de una constructora al portal especializado Obras.

La logística del escape involucró un trabajo de fotografía.

“Así como el Ejército tiene soldados, marinos, pilotos, brigadistas e ingenieros, el crimen organizado tiene una estructura muy similar", planteó el otro ingeniero civil, experto en precisión de cálculos topográficos y análisis de suelo.

Por razones de seguridad, las dos fuentes pidieron reserva de identidad.

El túnel para El Chapo fue hecho con las mismas precauciones que cualquier obra de alto nivel. Los constructores usaron un sistema de fresado, que pulveriza la roca con maquinaria especializada. Además avanzaron en un proceso de extracción de arcilla, ceniza volcánica y rocas diversas.

Se usaron máquinas pulverizadoras de roca.

El material extraído sumó 2.562 metros cúbicos de tierra, que necesitaron entre 350 y 400 camiones de siete metros cúbicos de capacidad.

ácido y calor

Los organizadores de la fuga tuvieron que usar ácido y calor para crear el boquete sin hacerse notar, había reconocido el comisionado Nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido.

Así se rompió el concreto del piso de la celda 20, donde El Chapo fue prisionero durante 17 meses. Ese material tenía una resistencia de 200 kilogramos por centímetro cuadrado, aunque el bloque cortado tiene menos de 10 centímetros de grosor.

Un pasadizo estrecho, pero suficiente para una moto.

“Para lograr su propósito, el hoy prófugo de la justicia tuvo que haber contado con la complicidad de personal y/o funcionarios" de la cárcel, reconoció el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.