Menu Big Bang! News
Mundo Manuel Carmena

La flamante alcaldesa de Madrid va a trabajar en subte

Es una jueza jubilada, que llegó al poder con una alianza con el PSOE. Había prometido ir a trabajar en subte y cumplió.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

La flamante alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, fue hoy a su primer día de trabajo en el subte, o metro, como le dicen en España. La funcionaria aseguró durante la campaña que seguiría usando el transporte público como lo había hecho hasta ahora y según recoge la prensa española cumplió con su promesa.

Carmena es una ex jueza jubilada que se presentó a las elecciones de la alcaidía de Madrid por la nueva agrupación Ahora Madrid y después de haber llegado segunda, detrás de Esperanza Aguirre, del PP, logró llegar a su cargo con un acuerdo con el PSOE.

La nueva funcionaria se jubiló de su cargo de jueza en 2010 y fundó una empresa que se dedica a comercializar los productos que fabrican los presos. Todo lo que produce la compañía se destina a repartir los beneficios entre los reclusos.

Carmena sale del subte rumbo al trabajo (fotos El País).

Carmen no comenzó el día de la mejor manera, ya que el flamante responsable de Cultura y Deporte, Guillermo Zapata, quedó envuelto en una polémica cuando se descubrió un tuit de hace cuatro años, de contenido antisemita. En el mensaje del 31 de enero de 2011, el decía en Twitter: "Cómo meterías a cinco millones de judíos en un 600? En el cenicero".

La ex jueza se lamentó por los dichos de Zapata al ser abordada por tres periodistas que la esperaron esta mañana en la puerta de su casa y le dijeron de acompañarla en el viaje en subte hacia la Alcaidía de Madrid.

Según los cronistas, nadie la abordó en el andén de la estación, cuando fue hacia el metro unos quince minutos antes de las 8, con unas carpetas en los brazos. Y tampoco nadie se ofreció a cederle el asiento, pese a ser una mujer de 71 años.

Durante el viaje una mujer se le acercó y le comenzó a dar charla, pero en general los viajeros se han mantenido al margen. De todos modos, hubo reacciones encontradas. Según informa el diario El Mundo, una mujer gruñe: "Esto me parece una pantomina". mientras que una joven ingeniera replica. "Pues me parece estupendo, me ha dado una alegría encontrármela como una persona normal. Todos vamos a trabajar en Metro".