Menu Big Bang! News
Mundo Hackers en acción

La guerra cibernética en vivo y en tiempo real

Como un gran juego de TEG pero con algoritmos y virus, las potencias se enfrentan en el cyberespacio, Una guerra silenciosa pero más peligrosa, quizá, que una tradicional. EEUU fue la última víctima y China, el agresor. Mirá el video y a los hackers más famosos del mundo.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

La cyberguerra ya es una realidad, mucho más cotidiana, peligrosa y feroz de lo que la mayoría de la gente cree. Lo que comenzó como acciones esporádicas de hackers antisistema y anarquistas se transformó en una rama más de las fuerzas armadas de las potencias. El ataque que padeció ayer Estados Unidos por parte de presuntos cybepiratas chinos no es el primero ni será el último. Para el gobierno estadounidense no se trata de algo esporádico si no de una acción “oficial” y organizada. De hecho, reclamó fondos al Congreso para hacer frente a la amenaza virtual. Pero esta guerra es mundial y permanente, incluso, o más, entre empresas multinacionales. Mirá. 

Ataques hackers en vivo.

Los chinos, mediante la “inyección” de un virus autreplicante, un troyano muy sofisticado, extrajeron datos de más de 4 millones de funcionarios gubernamentales. El FBI apunta a la denominada Unit 61398, una unidad cuya función y actividad es considerada por China como secreto de Estado.

Claro que EE.UU no es una víctima inocente. Junto con Israel, desarrolló el virus Stuxnet que dañó y retrasó el programa nuclear iraní. La lista es interminable, y entre los más activos se apunta a Rusia, Israel, Inglaterra, Corea del Sur, Alemania, entre otros, pero los más peligrosos, quizá, sean los muchachos de Anonymus, la organización de hackers mundial más grande de internet en el mundo. Mirá el top ten.

 

Los verdaderos alcances de esta confrontación todavía es incierto y sus consecuencias, inimaginables. Los servicios de inteligencia de EEUU advierten que mercenarios internacionales expertos en informática pretenden penetrar la red de energí nuclear norteamericana. No hace falta pensar qué podría ocurrir.