Menu Big Bang! News
Mundo John Boehmer

La sorpresiva renuncia del "duro" político que lloró por Francisco

El presidente de la Cámara de Representantes de EE.UU., el republicano John Boehmer, se lo anunció hoy a su equipo más cercano. El funcionario, que solía jugar al golf con Obama, dijo que era “lo mejor para la Nación”. Mirá el video del momento clave con Francisco.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El presidente de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, el republicano John Boehmer, quien ayer se puso a llorar al lado del papa Francisco durante su discurso de despedida en las afueras del Capitolio, le anunció hoy a todo su equipo que renunciará a partir de octubre debido a que no quiere convertirse en un obstáculo.

Boehmer actuó como anfitrión del papa en su visita del jueves al Capitolio, en Washington.D.C.

El representante John Mica explicó este viernes que Boehner "no quiere convertirse en un problema. La gente trata de que él sea un problema dentro y fuera del Congreso".

Mientras Francisco brindaba su discurso ante el Congreso, el jefe de la bancada republicana estalla en llanto.

Ayer, el representante de Ohio en el Congreso de los Estados Unidos no pudo contener sus lágrimas al ver al público que escuchaba el discurso que dio el Papa.

La trastienda de la renuncia

Boehner, quien se encontraba bajo una fuerte presión del sector más conservador de los Republicanos que no lograban acordar una medida de financiamiento del gobierno a corto plazo, anunció hoy que renunciaría una de las posiciones más poderosas en el gobierno. El legislador por Ohio, quien fue elegido por primera vez al Congreso en 1990, hizo el anuncio en un emotivo encuentro con sus colegas republicanos en la mañana del viernes.

"Mi primer trabajo como expositor de la bancada republicana es proteger al Congreso, a la institución", dijo Boehner en una conferencia de prensa en el Capitolio, y agrega: "Había quedado claro para mí que esta agitación prolongada de liderazgo haría un daño irreparable a la institución."

A pesar de ser miembro de la oposición, Boehmer mantenía una excelente relación con el presidente Obama. 

Aplomado y sonando espontáneo, Boehner, se emocionó al recordar un momento a solas con Francisco, quien había sido su invitado el día anterior en el Capitolio y que había pedido a los presentes orar por él.

"Mi primer trabajo como expositor de la bancada republicana es proteger al Congreso, a la institución

Al reflexionar sobre su decisión, dijo: "Esta mañana, me desperté, dije mis oraciones, como siempre lo hago, y pensé: 'Este es el día para hacer esto’"

Boehner, de 65 años, representa a Ohio y había luchado desde el momento en que tomó el martillo del Congreso, en 2011, para gestionar los desafíos de mantener unidos a los republicanos díscolos y cada vez más conservadores.

Boehmer y Obama suelen jugar juntos al golf. Y durante la recorrida por los hoyos cocinaban la política del Congreso.

El sucesor

Los miembros de la Cámara deberán ahora construir una mayoría para elegir cuanto antes a un nuevo líder. El principal candidato es el representante Kevin McCarthy, de California, el líder de la mayoría, que es visto favorablemente por los miembros más conservadores de la Cámara. Sin embargo, el candidato preferido entre muchos republicanos, es Paul Ryan, de Wisconsin, quien ya ha avisado que no quiere ocupar ese lugar.

"John ha sido un gran líder de los Republicanos y de la Cámara de Representantes", dijo Ryan a través de un comunicado. "Este fue un acto de altruismo puro. Décadas de servicio de John, han contribuido a mantener nuestro país adelante. Valoro profundamente su amistad. Lo echaremos de menos pero confío en que nuestra conferencia elegirá líderes que sean capaces de responder a los desafíos que enfrenta nuestra Nación. Para John y su familia comienza la siguiente fase de su vida".

Los matrimionios Obama y Boehmer dialogan entre sí durante una cena.

El presidente Obama también se refirió a la renuncia de Boehmer. Dijo que la renuncia de Boehner lo tomó por sorpresa. "Obviamente hemos tenido una gran cantidad de desacuerdos, y políticamente estamos en el extremo opuesto del espectro", dijo Obama pero agregó que "siempre se ha conducido con civilidad y cortesía conmigo. El siempre tuvo en claro que en el gobierno, no siempre se recibe el ciento por ciento de lo que se pretende respecto a las leyes”.