Menu Big Bang! News
Mundo ¿Refugio de narcos?

Los agentes de Interpol también buscan al Chapo en la Argentina

Tras su increíble fuga, el narco mexicano es buscado intensamente en 190 países. Cómo es la cacería y la versión que indica que el Chapo estuvo en la Argentina hace unos años.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

¿El Chapo se esconde en la Argentina? La pregunta no es descabellada. La solicitud para ordenar la búsqueda a Joaquín “El Chapo” Guzmán en la Argentina llegó el 17 de julio, a días de su fuga de la prisión en México, y además de contener toda la información vinculada al hombre más buscado del mundo contiene todos los posibles alias con los que podría ingresar al país, más allá de su nombre original. Se lo busca en 190 países. En total, son más de 100 alias, entre los que figuran René Clarín y Max Aregón, entre otros.

Las fotos de prontuario del narco más famoso del mundo.

¿Paraíso de los narcos?

Aunque la búsqueda es mundial, el foco en países latinoamericanos no es casual. Años antes de que el Chapo Guzmán fuera detenido tras permanecer prófugo casi una década, se llegó a especular con que el narco hace unos años había permanecido en la Argentina por unos meses. Pero además, la Argentina cuenta con una de las sedes más importantes de Interpol: es la segunda más grande después de la casa central, ubicada en Francia. Varios narcos colombianos y mexicanos se escondieron en la Argentina en los últimos años. 

La oficina de Interpol en la Argentina también se dedica a recuperar obras de arte y piezas robadas. 

Inclusive, la Policía Federal Argentina cuenta con una sección destinada a agentes de Interpol, que tiene más de 150 personas que se dedican a procesar las circulares con alertas rojas como la que llegó al país el pasado 17 de julio; y luego realizan las búsquedas. En este caso, el Chapo Guzmán es buscado por las fuerzas federales en las fronteras del país, según informaron fuentes del Ministerio de Seguridad.

El narco mexicano más buscado del mundo escapó del penal de máxima seguridad en el que permanecía recluido desde que fue recapturado, en febrero de 2014. Su espectacular fuga ocurrió gracias a un túnel de 1,5 kilómetros que conectaba el baño de su celda con una vivienda en construcción ubicada en cercanías de la cárcel. Fue su segunda fuga de una cárcel de máxima seguridad, tras la que protagonizó en enero de 2001.