Menu Big Bang! News
Mundo Los narcos que no entraron al túnel

Los "vecinos" millonarios del Chapo Guzmán en la cárcel

Tras su escape del penal de máxima seguridad, El Chapo vuelve a ser el criminal más buscado en el mundo. En las celdas contiguas había otros presos considerados de alta peligrosidad. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

La revista Forbes lo ubicó en el número 701 de la lista de multimillonarios en 2009. Y fue un escándalo. En 2012, última vez que estuvo en la lista, el Chapo Guzmán tenía una fortuna estimada en US$ 1.000 millones. La publicación especializada en negocios decidió retirarlo del listado en 2013 porque no era posible verificar los montos de su fortuna. 

Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, capo del cartel de Sinaloa y fugado de un penal de máxima seguridad

La versión mexicana de la revista presentó a los vecinos de celda del Chapo en el penal Altiplano I, todos con alta influencia y fortuna más que considerable. Hay al menos otros cinco vecinos millonarios y peligrosos que compartieron con el capo narco el encierro.

Daniel Arizmendi López, alias el Mochaorejas, a quien dos meses después de su detención la Policía le confiscó 26 propiedades y casi US$ 6 millones. De 57 años (un año menor que El Chapo), está preso por privación ilegal de la libertad en modalidad de secuestro, delincuencia organizada, posesión de armas de fuego y homicidio calificado. Arizmendi cometió más de 21 secuestros y al menos tres terminaron en asesinato. Desde hace 17 años purga una condena de 393 años de prisión.

“El Mochaorejas”, Daniel Arismendi López, condenado a 393 años de prisión. 

Héctor Beltrán Leyva, alias el H, es otro de los ahora ex compañeros. La Justicia estadounidense estimó en agosto de 2009 que la organización integrada por los cinco hermanos Beltrán Leyva ingresó a México cerca de US$ 5.800 millones entre 1990 y 2008. De 50 años, es quien heredó el cartel después de la muerte de su hermano Marcos Arturo en un enfrentamiento con las fuerzas de seguridad mexicana.

Entre 1990 y 2008, el H ingresó unos US$ 5.800 millones en droga a EE. UU.

Édgar Villarreal Valdez, alias la Barbie, confesó haberse codeado con los capos más buscados de la droga en México, como El Chapo, el Mayo Zambada, el Azul y los hermanos Beltrán Leyva, con quienes trabajaba directamente. Villarreal Valdez invirtió US$ 200.000 en una película que relata su historia, pero aseguró que no recuerda dónde está la cinta ni quienes la filmaron. 

Servando Gómez Martínez, alias la Tuta, se le calculan US$ 10 millones sólo en inmuebles. Tiene una paleta de delitos completa: contra la salud, extorsión, homicidio, tráfico de drogas. Antes de su captura –en febrero de este año– la Tuta era famoso por aparecer en videos desafiando al gobierno, amenazando o compartiendo una cerveza con funcionarios públicos. Es maestro recibido, por lo que recibe también el apodo de El Profe.

Según la policía mexicana, era uno de los integrantes más violentos de La Familia Michoacana (su grupo de influencia) capaz de matar sólo porque las cartas de tarot le indicaban que alguien estaba a punto de traicionarlo. 

Otro capo narco que compartía penal con El Chapo es Miguel Ángel Treviño Morales, alias el Z-40, líder del sanguinario cartel de Los Zetas. Formado por paramilitares, el Z-40 se caracterizaba por la crueldad con que se deshacía de sus víctimas y contrincantes. Incluso se dice que, como es fiel creyente en la santería, se come el corazón de sus víctimas para sentirse más poderoso. En su juventud, junto con su hermano José Treviño Morales, se dedicaba al robo de autos y la extorsión. Luego fundó un imperio basado en el tráfico de drogas. 

El Chapo es uno de los criminales más buscados del mundo. Sus “compañeritos” de encierro ya lo deben extrañar.