Menu Big Bang! News
Mundo

Malestar en Brasil: cacerolazos y protestas contra Dilma

Mientras el gobierno de Dilma Rousseff transmitía un spot institucional por cadena nacional, miles de protestantes llevaron a cabo un cacerolazo en distintos puntos del país. ¿Lula Da Silva se suma como ministro?

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Brasil atraviesa momentos de tensión. Ayer se produjo una ola de cacerolazos en las principales ciudades del país, en forma paralela al lanzamiento del spot institucional del Partido de los Trabajadores (PT) en el que participaron la presidente Dilma Rousseff junto con el ex mandatario Lula da Silva. Según trascendió, ante la fuerte crisis el ex presidente podría asumir en la cartera de Defensa o en Cancillería. 

Miles de protestantes salieron a las calles durante se transmitía el spot. Crédito: Reuters.

Las protestas estuvieron marcada por cacerolas, petardos, cornetas y un grito unánime: "Fuera Dilma". Las ciudades de San Pablo, Río de Janeiro, Belo Horizonte, Brasilia, Recife, Salvador, Florianópolis reunieron a los ciudadanos durante los diez minutos que duró el programa del PT, transmitido en cadena nacional de radio y televisión.

Los números no ayudan a la mandataria. Un sondeo de la encuestadora Datafolha reveló que el rechazo a su gobierno llega al 71% y para revertir esta situación, el gabinete de Rousseff analiza sumar al ex presidente Lula da Silva, líder del Partido de los Trabajadores (PT), según publicó hoy la cadena Globo. Podría asumir en la cartera de Defensa o en Cancillería.

Preocupado. La imagen negativa de Rousseff alcanza el 70 por ciento.

Las manifestaciones fueron convocadas por grupos opositores que consideran que la situación económica del país alcanzó niveles alarmantes. Se estima que este año la economía se contraerá al menos un 1,5%. Además, al descontento generalizado se le suma el escándalo de corrupción en Petrobras, al que ni Rousseff ni Lula hicieron alusión alguna durante el espacio televisivo.

Las imágenes del reclamo. Los ciudadanos de más de diez ciudades en las calles. Créditos: Reuters.

En el video Rousseff reconoció que el país atraviesa serias dificultades y que "hay brasileños que están sufriendo". En ese sentido intentó transmitir tranquilidad: "Estamos en un año de travesía, y esa travesía va a llevar al país a un lugar mejor. Vamos a volver a crecer con todo nuestro potencial, con precios bajos, el empleo en alta y con salud y educación de más calidad", declaró.

El Spot

En tanto Lula también admitió que "la situación no está fácil y que la crisis ya llegó a nuestras casas", pero garantizó que ésta "no es la peor crisis" por la que ha pasado el país.