Menu Big Bang! News
Mundo Santa Polémica

McDonald's divide al Vaticano: quiere poner un local en la Santa Sede

La firma de comida rápida planea abrir un local en un edificio del Vaticano. Esta decisión puso en veredas opuestas a algunos cardenales. Herejía o negocio. La Iglesia sumaría un ingreso de unos 30.000 euros al mes. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

La cadena de comida rápida McDonald's decidió declararle la “guerra” a la pizza y a las pastas italianas. La firma estadounidense está pronta a abrir uno de sus famosos locales de hamburguesas al lado de la plaza de San Pedro, en un edificio que es propiedad del Vaticano y en donde residen cardenales. La oferta estaría en "estudio".

La plaza de San Pedro.

El local de comida rápida estará ubicado en un palacio real, con fachada de travertino, que hace esquina entre la vía del Mascherino y Borgo Pio, a pocos metros de la columnata de Bernini y mucho más cerca de la puerta de Santa Ana, una de las entradas a la Ciudad del Vaticano.

A su vez, en el edificio residen siete cardenales, entre ellos el ministro de Cultura del Vaticano, Gianfranco Ravasi. También se ubican ahí las embajadas de Chile y de Egipto, por lo que hay una patrulla militar de vigilancia las 24 horas del día.

El edificio del Vaticano deberá refaccionarse para estar en condiciones para McDonald´s. 

Pero es sabido que en Italia los locales de comidas rápidas no son bien recibidos y mucho menos cerca de la Santa Sede. Por esta razón, un grupo de cardenales ya se ha pronunciado en contra de este emprendimiento y hasta se han dirigido mediante una carta al Papa Francisco con la intención de que el supremo pontífice intervenga en esta decisión.   

El cardenal Elio Sgreccia, el ex obispo de Zama Menor, fue quien escribió el comunicado de protesta dirigido al Papa. En declaraciones al diario italiano La Repubblica, el monseñor Sgreccia dijo: "Es una decisión controvertida, perversa por decir lo menos, no del todo respetuosa de las tradiciones arquitectónicas y urbanas de la plaza”

El cardenal Elio Sgreccia, el ex obispo de Zama Menor.

La Iglesia Católica podría recibir al menos 30.000 euros al mes si le permiten a la empresa estadounidense utilizar una parte del edificio que se encuentra  junto a la basílica de San Pedro en Roma. Pero esto poco les importa a los Cardenales que viven en departamentos encima del futuro McDonalds.

En su reclamo alegan que un McDonald’s con apertura las 24 horas amenazaría la tranquilidad de los inquilinos. "Es una decisión empresarial que, por otra parte, hace caso omiso de las tradiciones culinarias del restaurante romano", señaló el monseñor Elio Sgreccia, asegurando que la comida que se ofrece en ese local es “dañina”.

Algunos Cardenales viven de la ubicación propuesta para el restaurante de comida rápida.

A favor del combo

Pero hay otros cardenales que están a favor de la operación. El cardenal Domenico Calcagno, presidente de la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica (APSA), se ha negado hasta ahora a desechar el acuerdo, alegando que es legalmente válida y reconociendo que no le encuentra "nada negativo" al asunto.

Domenico Calcagno, presidente de la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica. 

El local que desea la hamburguesería tiene unos 540 metros cuadrados y lleva un largo tiempo abandonado. Pese a esto, la empresa asegura que tiene un gran potencial para su negocio. En el pasado, allí estuvieron ubicados un banco y dos tiendas de muebles.