Menu Big Bang! News
Mundo en la ex urss

¿Milagro ecológico? Tras la catástrofe nuclear, hay más animales en Chernobyl

La ciudad es sinónimo de tragedia: un reactor nuclear estalló en 1986 y fueron evacuadas más de cien mil personas. Ahora, un grupo de científicos determinó que hay más animales salvajes porque no tienen contactos con los humanos.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El peor accidente nuclear de la historia ocurrió en la ciudad de Chernobyl el 26 de abril de 1986, al estallar la central nuclear que estaba instalada allí mientras se realizaba una prueba en uno de los reactores.

La explosión provocó la muerte de 31 personas en forma directa y obligó a las autoridades de la entonces Unión Soviética a evacuar a 116.000 personas que vivían en la región y que podrían haber sido afectadas por la radiación.

Los grandes mamíferos no se vieron afectados por la radiación.

Tras el accidente se construyó un “sarcófago” de hormigón sobre los restos de la central y se realizaron diversas tareas para mitigar los efectos de la explosión nuclear en la región.

Después de la evacuación de quienes vivían en una superficie de 4.200 kilómetros cuadrados, se produjo un proceso llamativo: la población de animales salvajes creció en esa zona porque no tienen contacto con los humanos.

Un alce en la reserva que se creó en la región afectada por la explosión.

Científicos y biólogos han trabajado en la zona donde el gobierno de Bielorrusia creó una “reserva radio-ecológica”. Y según un trabajo publicado en la revista Current Biology, la hipótesis de que en la zona habría menos animales y grandes mamíferos estaba equivocada.

Los investigadores pudieron determinar que hay más jabalíes, zorros, ciervos y alces que antes de la explosión y que la población animal podría ser inclusive superior a las de otras reservas que no fueron afectadas por la contaminación.

"Nuestro trabajo muestra que, a pesar de los posibles efectos de la radiación en animales individuales, no se puede detectar un efecto sobre las poblaciones de mamíferos", explica Jim Smith, líder del estudio, según publica el diario español El País.

Los científicos esperaban que hubiera disminuido la población de grandes mamíferos.

Y el científico añade: "Este es un ejemplo notable de cómo afecta la presencia humana y su uso del entorno: su desaparición en la zona de Chernobyl ha permitido prosperar a los animales".

Según el diario, los investigadores concluyeron que no disminuyó la población animal, salvo en los primeros seis meses, "pero no a largo plazo". El estudio se centra exclusivamente en las tendencias de las poblaciones, pero no en las afecciones particulares que pudiera sufrir cada animal.