Menu Big Bang! News
Mundo 200 heridos

Mueren 67 personas en Pakistán a causa de las inundaciones

El desastre natural ya se cobró la vida de más de medio centenar de personas y el clima no da tregua: se esperan fuertes lluvias hasta el miércoles. Más de 200 heridos y 1.600 viviendas dañadas.  

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Un desastre natural azota Pakistán y ya se cobró la vida de 67 personas. Las inundaciones que afectan al país desde hace más de una semana no cesan y varias zonas se encuentran en alerta por fuertes lluvias hasta el miércoles.

Las inundaciones afectaron a miles de personas y dañaron unas 95.000 hectáreas de cultivos y más de 1.600 viviendas del país. Las autoridades locales instalaron más de 150 campamentos de asistencia médica y repartieron más de 20 mil toneladas de alimentos entre los damnificados.

Más de 95.000 hectáreas de cultivos dañadas y 1.600 viviendas destrozadas.

Se estima que 32 de los fallecidos se produjeron en el distrito de Chitral, situado en la provincia noroccidental de Khyber Pakhtunkhw (KPK) y uno de los más golpeados por las lluvias de los últimos días.

Muchos de los habitantes de Pakistán perdieron todo.

Aún no existen cifras oficiales acerca de los daños totales pero la recuperación de las zonas devastadas costaría cientos de millones de dólares. El reporte meteorológico no anuncia buenas noticias. El Centro de Previsión Meteorológica informó la llegada de lluvias intensas y advirtió la posibilidad de nuevas inundaciones.

Agua en los campos. El desastre natural se cobró la vida de 67 personas.

Las lluvias asociadas al monzón dejan cada año importantes daños personales y materiales en los países del sur de Asia. Hace tres meses, las lluvias torrenciales y fuertes vientos invadieron el noroeste del país, dejando medio centenar de fallecidos y 200 heridos.

La reparación de las zonas dañadas demandará millones de dólares.

Las peores inundaciones de la historia paquistaní ocurrieron en 2010, tras un monzón extraordinariamente intenso, que se sumó a un deshielo estival también especialmente abundante y ocasionó 2.000 muertos y más de 20 millones de damnificados.