Menu Big Bang! News
Mundo Crisis humanitaria

"No había nada que yo pudiese hacer por él", dijo la fotógrafa de Aylan

La reportera gráfica explicó que cuando llegó al lugar el niño estaba muerto, al igual que su hermano. Dijo que desde hace años cubre la llegada de inmigrantes a las costas de Turquía.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

La autora de la foto que ayer dio la vuelta al mundo, Nilufer Demir, dijo al diario turco Hürriyet que se le había helado la sangre cuando vio el cuerpo del pequeño Aylan con su remera roja sobre la arena.

"No podía hacer nada por él. Lo único que podía hacer es que su grito fuera oído en el mundo, y lo hice con su fotografía", dijo Demir. Relató que vio al hermano de Aylan a cien metros de distancia y advirtió que ninguno de los dos tenía salvavidas.

Demir trabaja para la agencia de noticias Dogan. “Cuando vi a Aylan Kurdi se me heló la sangre”, relata Demir en la página de la agencia, para la que trabaja desde hace varios años.

Aylan en la playa de Bodrum.

Además de Aylan murieron en la playa su hermano Galip. Tambián falleció su madre. Abdullah Kurdi el padre de los niños dijo que el bote en el que se trasladaban se dio vuelta en el mar en medio de la noche.

“Para entonces ya no había nada que hacer. Allí había un cadáver con la camiseta roja levantada y pantalón azul marino. No había nada que yo pudiese hacer por él. Podía darme cuenta por la ausencia de gritos. Lo único que podía hacer era apretar el botón del obturador, e hice la foto en ese momento”, explicó.

​”A unos cien metros yacía su hermano Galip. Él también tenía la camisa levantada. Pero para Galip y a Tahara, no había ninguna razón, ni chaleco salvavidas, ni guardias, por la que tuviesen que seguir en el agua. Eso reveló el dramatismo del momento. Pero lo único que podía hacer era hacer la foto, y eso hice”, agregó.

La foto que dio la vuelta al mundo.

“Antes de apretar el botón, sentí un gran dolor y tristeza. Después, que teníamos que mostrar su drama. Mi trabajo es sacar buenas fotos y hacerlo lo mejor que pueda”, agregó.

“He estado trabajando con la agencia de noticias Dogan desde 2003, y en ese tiempo he fotografiado numerosos incidentes con inmigrantes. He sido testigo de su drama, incluso hasta la muerte. He fotografiado los cadáveres que llegan a la playa, donde los encontramos. Están viviendo esto desde hace mucho tiempo. Espero que algo cambie después de lo de hoy”, indicó.