Menu Big Bang! News
Mundo ¿Caza de brujas?

¿Orgías en Moscú? El supuesto informe ruso contra Trump

Lo acusan de estar con varias prostitutas y practicar el “Golden shower”. Rusia desmintió la información y el magnate se defendió en las redes.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

A 10 días de asumir como “líder del mundo libre”, el magnate Donald Trump enfrentó uno nuevo escándalo, esta vez de índole sexual: un supuesto informe de inteligencia ruso afirma que tuvo fiestas sexuales con varias prostitutas en Moscú durante 2013, cuando fue a la capital rusa en el marco del concurso Miss Universo, el certamen de belleza a nivel mundial que organiza el millonario.

Trump acusó de falsas las noticias que hablan sobre sus supuestas fiestas sexuales
Trump calificó como falsas las noticias que hablan sobre sus supuestas fiestas sexuales

Los encuentros sexuales habrían sido filmadas y grabadas por el servicio de inteligencia, que instaló cámaras y micrófonos en la habitación presidencial del hotel Ritz Carlton de Moscú, la misma donde se hospedó Barack Obama y su esposa Michelle unos días antes de las supuestas fiestas de Trump.

Según el supuesto informe, publicado por el sitio BuzzFeed News y retomado luego por Newsweek, Trump se habría acostado con algunas "prostitutas" en la misma cama usada por Obama y habría practicado el llamado "golden showers" (lluvia dorada), una práctica sexual que incluye… mejor utilice la imaginación estimado lector; o en su defecto Google.

Según la nota de Newsweek, la fiesta sexual habría sido organizada por el Fsb –el servicio secreto ruso– quienes supuestamente conocían "la obsesión de Trump por el sexo".

Siempre según el documento -que habría sido entregado al FBI por un ex agente de los servicios británicos- los espías rusos habrían visto a Trump mientras se dejaba llevar por "actos sexuales perversos".

Dmitri Peskov, vocero del Kremlin, desmintió que Rusia tenga en su poder algún material que comprometa a Trump y definió toda la operación como “un engaño” y un “absoluto montaje”.

Fiel a su estilo, el futuro presidente de Estados Unidos se defendió en las redes: primero definió el informe como “una cacería de brujas” y como "una completa y total fabricación. Una completa tontería" cuando los rusos desmintieron la información.