Menu Big Bang! News
Mundo Desconsuelo mundial

Papá de Aylan: "¿De qué me sirve ahora que me ofrezcan el mundo entero?"

Abdullah Kurdi, padre del niño que sensibilizó al mundo, habló por primera vez sobre la trágica muerte su familia y se refirió a los ofrecimientos de países para que pueda radicarse en ellos. Además, responsabilizó a las autoridades canadienses, quienes le negaron en junio el visado: “No habría habido ningún viaje en barco si los canadienses nos hubiesen aceptado”.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Es la primera vez que Abdullah Kurdi, padre de Aylan, el niño ahogado cuya imagen sensibilizó al mundo y se convirtió en símbolo de la tragedia de los refugiados sirios, cuenta detalles del momento en el que perdió a sus hijos en el mar y aseguró que las ofertas que recibe para instalarse en otro país llegan demasiado tarde. “¿De qué me sirve que ahora me ofrezcan el mundo entero?", se preguntó.

El hombre perdió a toda su familia en el océano en un intento por escapar de Siria.

Los deseos por darle una nueva vida a su familia y escapar de los conflictos internos en Siria terminaron de la peor manera. Y ahora, a sólo cuatro días de la tragedia, Abdullah brindó detalles del fatídico viaje en barco en el que buscaba llegar a Turquía junto a sus dos hijos, Aylan y Ghalib, y su esposa Rehana. 

“Cuando el barco se hundió, traté de mantener a mis hijos conmigo y a mi esposa también. Ellos estaban tratando de mantener la cabeza fuera del agua, de respirar...

Abdullah vio morir a sus dos hijos. “Traté de mantenerlos conmigo, pero Dios no preservó sus vidas”, contó.

“Los controles nos abordaron en la zona de Bodrum, no puedo decir exactamente dónde. Éramos trece a bordo y había un turco y un contrabandista sirio. Cuando el barco se hundió, traté de mantener a mis hijos conmigo y a mi esposa también. Ellos estaban tratando de mantener la cabeza fuera del agua, de respirar... pero Dios no preservó sus vidas”, aseguró.

En el entierro de sus hijos y su esposa, pidió por la paz y el cese del conflicto bélico en su país.

El padre de los dos pequeños confirmó que Ghalib, el mayor, fue el primero en morir y que luego intentó salvar a Aylan, aunque ya estaba muerto. “Cuando Ghalib murió traté de salvar a Aylan, pero ya estaba muerto y luego vi el cuerpo de mi esposa flotando en el agua. Estuve tres horas en el agua hasta que me encontró la guardia costera”, expresó con dolor en una entrevista concedida al diario Le Journal du Dimanche (JDD).

“Cuando Ghalib murió traté de salvar a Aylan, pero ya estaba muerto y luego vi el cuerpo de mi esposa flotando en el agua.

El entierro de su familia. El último adiós de Abdullah a sus hijos y su esposa.

El hombre contó que la intención de su familia era dirigirse hacia Alemania, pero como allí viven demasiados sirios, las opciones se redujeron sólo a Dinamarca o Suecia. En ese sentido, se refirió al polémico rechazo de Canadá, país en el que vive su hermana, para que pueda instalarse allí junto a su familia.

 “No habría habido ningún viaje en barco si los canadienses nos hubiesen aceptado

“La idea original siempre fue viajar a Canadá. Mi hermana está instalada allí hace 26 años, casada con un italiano-canadiense y tiene un niño”, dijo, y explicó que su hermana les manifestó a las autoridades de Canadá que ella iba a hacerse cargo de todos los gastos por lo que el país no tendría que gastar dinero. “No habría habido ningún viaje en barco si los canadienses nos hubiesen aceptado”, se lamentó. Por estas horas el gobierno de Canadá niega la versión.

Tima Kurdi, tia de los pequeños, llora por la muerte de sus sobrinos. Había intentado que ingresen a Canadá.

La familia de Aylan vivía en Damasco, pero el recrudecimiento del conflicto del país los obligó a partir primero a Alepo y posteriormente a Kobani y a Estambul, ciudad en la que contó que no les era sencillo vivir. "A cualquier familia siria emigrada, a menos que haya miembros de la familia que trabajen en el lugar, le es imposible sobrevivir", señaló.

“Que Dios los tenga en la gloria”

Abdullah también recordó a su familia y habló sobre sus hijos y su esposa. “A Aylan le encantaba el jardín y andar en bicicleta”, manifestó sobre el pequeño que conmovió al mundo. “Mi esposa amaba el aire libre y, en cuanto a Ghalib, le gustaba todo, todo lo que ha visto. Quería tener todo. Que dios los tenga en su gloria”, cerró.