Menu Big Bang! News
Mundo Violencia

Pelea entre grupos narcos deja 52 muertos en una cárcel de México

El motín se produjo un día antes de la llegada del Papa Francisco a México. Se pelearon dos grupos antagónicos y encendieron un depósito de alimentos.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Una feroz pelea entre presos que pertenecen a diferentes grupos narcos en un penal del estado de Nuevo León, en el Norte de México, dejó 52 personas muertas (entre presos y guardias) y 12 heridos, en el peor incidente dentro de una prisión mexicana en la historia reciente.

El gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez, informó que los fallecidos y los heridos fueron resultado de un enfrentamiento entre grupos rivales en el interior del penal de Topo Chico, en la ciudad de Monterrey, la capital estatal, donde decenas de personas desesperadas se agolpaban a la espera de información sobre sus familiares.

Los hechos ocurren un día antes de la llegada a México del papa Francisco, quien la próxima semana tiene previsto visitar una prisión en la localidad fronteriza norteña de Ciudad Juárez, en el estado de Chihuahua.

El gobernador informó que el enfrentamiento comenzó la noche del miércoles y durante la riña los presos prendieron fuego a un depósito de la prisión donde se guardan víveres.

Agregó que en la pelea estuvo involucrado un grupo encabezado por Juan Pedro Zaldívar, alias "Z-27" y quien es considerado miembro de Los Zetas, un cartel que hace unos años desató una ola de violencia en Monterrey y sus alrededores.

Zaldívar es señalado de estar detrás de la muerte en 2010 del estadounidense David Hartley en una presa en la frontera entre México y Texas. El hombre recibió un tiro cuando iba junto con su esposa a bordo de motos acuáticas.

El gobernador dijo que el otro grupo involucrado en la pelea está encabezado por un hombre identificado como Jorge Iván Hernández, a quien medios locales señalan como miembro del cartel del Golfo, rival de Los Zetas.

Un reporte de 2014 de la Comisión Nacional de Derechos Humanos refirió que el penal de Topo Chico tenía problemas de hacinamiento y seguridad interna. Con una capacidad para 3.635 internos, la población era de 4.585, y se detectó que los internos practicaban la violencia como forma de control de la población penitenciaria.

El caso más reciente de una riña con un saldo importante de muertos ocurrió en febrero de 2012 en la cárcel de la localidad de Apodaca, también en el estado de Nuevo León, cuando 44 presos murieron. Las autoridades responsabilizaron a miembros del cartel de Los Zetas recluidos ahí.

"Los hechos en el penal de Topo Chico son sumamente lamentables y dolorosos para todo el estado de Nuevo León", dijo el gobernador, quien aseguró que los guardicárceles dominaron a los internos después de varias horas.

"No nos han dicho nada, sólo salió el procurador y dijo algo pero muchos no escuchamos y ya advirtieron que mientras no haya orden no nos van a dejar pasar", indicó Ernestina, quien dijo ser madre de un interno, en la puerta de la cárcel.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos ha reportado en el pasado que varias prisiones en el país están bajo control de los reos. Un reporte de 2013 señaló que a partir de visitas y entrevistas encontró que de 101 prisiones, en 65 los presos ejercían un "autogobierno".