Menu Big Bang! News
Mundo Uso desmedido de la fuerza

Policías yanquis temen terminar escrachados en YouTube

La reiteración de hechos en los que los agentes se extralimitan en el uso de la fuerza llevó a una ONG a generar una aplicación para facilitar las denuncias filmadas. Las autoridades dicen que la reticencia policial, puede provocar un aumento de la criminalidad.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Durante los últimos meses, decenas de policías fueron filmados en los Estados Unidos “cumpliendo con su deber”: en la mayoría de los casos se trata de arrestos en los que golpean sin piedad a supuestos delincuentes.

Como los videos son compartidos en las redes sociales y provocan la indignación de los norteamericanos, algunos policías advierten ahora que podría aumentar la criminalidad, porque hay un menor esfuerzo policial por temor “al escrache”.

En la mayoría de los casos, el “uso desmedido de la fuerza”, fue aplicado a supuestos delincuentes afroamericanos. Algunos de los casos terminaron con la muerte de las víctimas.

La reiteración de estos casos, provocó que la ONG Unión de Libertades Civiles de Estados Unidos desarrolle una aplicación para realizar, a través de un vídeo, una denuncia contra algún miembro de seguridad cuando se extralimita en sus funciones.

Representantes de efectivos policiales argumentan que los vídeos subidos a YouTube pueden provocar que los agentes tengan miedo de actuar por el riesgo de ser filmado si cometen algún exceso.

Las autoridades lo definieron como el “efecto YouTube” y aseguran que los policías se limitan a combatir la inseguridad por miedo a volverse protagonistas de un nuevo hecho de “maltrato” que se vuelve viral en internet.

Incluso atribuyen a este fenómeno, el aumento de los delitos violentos que se registraron en EE.UU. en lo que va del 2015.

Según el diario “The Washington Post”, en octubre, jefes de policía y alcaldes de ciudades como Chicago o Nueva York, señalaron su descontento con esta situación.

"Hemos permitido que nuestro departamento de policía adopte una posición fetal y eso provocó consecuencias directas", dijo el alcalde de Chicago, Rahm Emanuel.

Además detalló que la policía “dejó de ejercer su habilidad de prohibir” para no convertirse en noticia y terminar “perdiendo su trabajo”.

A causa de este hecho, las autoridades sienten que, en los últimos meses, los departamentos de policía de las grandes ciudades del país se sienten "bajo asedio" producto de los enfrentamientos que fueron viralizados en las redes sociales.

El presidente de la “Police Foundation”, una organización encargada en mejorar las actuaciones de los policías, Jim Bueermann, explicó que “no es algo nuevo” que las personas graben a las autoridades en acción.

“Lo que es nuevo es la dimensión de este fenómeno, la gente es cada vez más consciente de que tiene derecho a hacerlo", detalló y cuestionó el uso de las redes sociales.

"El uso generalizado de internet causó que se puedan subir las interacciones con la policía de forma instantánea, incluso antes de que los agentes tengan tiempo de contarles a sus superiores que tuvieron esos encuentros", señaló a la cadena BBC.

Bueermann explicó que la solución para estos casos es que los mismos agentes lleven puestas una cámara de seguridad en sus vestimentas. "Uno de los problemas es que a veces los ciudadanos no graban todo lo que sucede y eso hace que se pierda contexto".

Por último, el director ejecutivo de la Unión Internacional de Asociaciones de Policía, Dennis Slocumb, señaló que "el efecto YouTube" dificulta mantener el control de la seguridad.

“A algunos policías les provoca temor que sus superiores o políticos cedan a la presión pública sin conocer todos los detalles, basando sus decisiones en un simple vídeo de pocos minutos”, cerró.