Menu Big Bang! News
Por qué no se activaron las alarmas que podrían haber salvado cientos de vidas

Mundo Tragedia

Por qué no se activaron las alarmas que podrían haber salvado cientos de vidas

El sistema de sensores no se activó debido a la cercanía del epicentro del terremoto.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

No hubo aviso, ni tiempo de preparación. El terremoto de 7 grados que azotó ayer por la tarde a México no pudo ser advertido por el sistema de sensores distribuidos a lo largo de la cosa del país y que son los que emiten las alarmas a nivel nacional.

El terremotó sacudió ayer por la tarde al país azteca.

“La profundidad, tan baja, ha hecho que la propagación sea casi inmediata y que se haya sentido prácticamente a la vez que el movimiento fue detectado”, precisó Carlos Valdés, director general del Centro Nacional de Prevención de Desastres, en diálogo con el diario El País.

El número de víctimas asciende, hasta el momento, a 248.

Pero hubo otra variable que complicó la detección a tiempo de la actividad sísmica que, hasta el momento, se cobró la vida de 248 personas: la cercanía del epicentro (en Puebla) con la Ciudad de México.

“Hay que recordar que ninguna alerta sísmica funciona para sismos tan cercanos”, precisó Xyoli Pérez Campos, jefa del Servicio Sismológico Nacional.

Decenas de edificios se desplomaron en cuestión de segundos.

El sistema de alertas en México, activo desde 1993, está compuesto por una serie de sensores distribuidos a lo largo de toda la costa del Pacífico. A través de los mismos, se detectan las ondas y 8.200 megáfonos desplegados en el Distrito Federal emiten de inmediato una alarma.

Una vez advertido el sismo, los edificios altos de la capital, así como las escuelas y las oficinas públicas son evacuados de inmediato. En promedio, las alarmas dan un tiempo de 30 segundos a un minuto antes de que empiece a sentirse el temblor.

A diferencia de lo que sucedió en la tarde de ayer, el sistema logró detectar a tiempo el movimiento sísmico que sacudió hace sólo dos semanas al país azteca. Eso permitió que los destrozos y el número de víctimas fueran notablemente inferiores.