Menu Big Bang! News
Mundo polémica

¿Prostitución o forma de pago?: en Holanda dan clases de manejo por sexo

El debate se instaló para quedarse. Para el ministerio de Justicia del país bajo, pagar con sexo las instrucciones de manejo no esta fuera de la ley y no es considerada como prostitución. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Dice un dicho: "Dios creó el mundo, pero los holandeses crearon Holanda". Y no sólo se refiere a la capacidad del país para ganarle terreno al mar sino a que también son pioneros y referentes en cuanto a libertades y derechos.

El eterno debate sobre si la prostitución debería ser legalizada o no vuelve a instalarse en Holanda, pero esta vez desde otra perspectiva. En el país bajo, dar clases de conducir a cambio de sexo es algo normal.

Faltas de dinero, las mujeres ofrecen sexo para pagar las instrucciones de manejo. 

“Ofrecer clases de conducir a cambio de sexo no puede considerarse como prostitución", afirmó el ministro de Seguridad y Justicia de Holanda, Ard Van Der Steur, al asegurar que este acto sexual ”no sería pagado con dinero” sino a cambio de un favor, en este caso, las instrucciones de manejo.

Por este motivo, esta transacción – en la que se ofrece clases de conducir a cambio del acto sexual –  tiene su propia categoría en la página de contactos sexuales más popular de Holanda: SexJobs.

Mensaje de una mujer que necesita clases de conducir y no tiene dinero.

"Soy una mujer hermosa de 42 años que necesita ayuda. No puedo pagar clases de conducir, por eso quiero sacarme el carnet de conducir de esta manera", son alguno de los mensajes que se encuentran en la página sexual.

“Es importante que la iniciativa salga del instructor, que tiene que centrarse en ofrecer clases. Luego, el pago se realiza mediante actos sexuales", reflexionó Van Der Steur y expresó que "la prostitución es algo distinto" a las clases de conducir a cambio de sexo: “La prostitución comienza con una oferta sexual de la prostituta a cambio de un pago".

Ofrecer clases de conducir a cambio de sexo es completamente legal en Holanda.

Diversas organizaciones, entre ellas la asociación de vendedores de automóviles Bovag, pidieron al Gobierno que tome medidas para acabar con estas prácticas, especialmente por el miedo de que puedan afectar a menores.

En Holanda es posible tomar clases de conducir a partir de los 16 años y medio, según puntualiza la legislación. Por este motivo el portavoz de Bovag, Tom Huyskens, reconoció que existe la posibilidad de que “cada vez más jóvenes participen de estos intercambios”.