Menu Big Bang! News
Las mujeres fueron reducidas por los efectivos de seguridad y golpeadas por los asistentes del seminario.

Las mujeres fueron reducidas por los efectivos de seguridad y golpeadas por los asistentes del seminario.

Mundo Repudio internacional

Protestan desnudas contra el islam y las muelen a golpes

Dos activistas de la organización Femen irrumpieron en un encuentro francés que debatía el rol de la mujer en la religión islámica. Se subieron al escenario y gritaron: “No pertenezco a nadie, soy mi propio profeta”. La secuencia terminó con diez hombres golpeándolas.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Reacción brutal. Dos activistas de la organización feminista Femen protestaron el fin de semana en una conferencia que debatía el papel de la mujer en el Islam. El encuentro, que tuvo lugar en el Salón Musulmán de Pontoise, Francia, culminó con las jóvenes reducidas por los efectivos de seguridad y golpeadas por los asistentes.

a protesta llegó ocho meses después de los atentados islámicos contra la redacción de la revista francesa Charlie Hebdo. Aunque el video sólo muestra el instante en el que las jóvenes irrumpen en el escenario, los medios locales reproducen que asistieron vestidas con la tradicional vestimenta religiosa.

“Era nuestro deber interrumpir este evento a favor de la esclavitud. Era necesario que se escuchase un grito de libertad entre las lecciones de la presentación

La protesta se realizó bajo la frase: “Nadie me sistiene, nadie me posee, soy mi propio profeta”.

Minutos después de iniciada la conferencia, las activistas irrumpieron con el torso desnudo en el escenario y una polémica inscripción dibujada sobre su torso: “No pertenezco a nadie, soy mi propio profeta”.

Provocadores. Las jóvenes, de ascendencia musulmana, desafiaron a los conferencistas.

La reacción de los efectivos de seguridad no se hizo esperar y las redujeron de inmediato. Pero, no conformes con la “normalización” de la situación, al menos diez asistentes se dirigieron al lugar y comenzaron a golpear y patear a una de las jóvenes.

Era nuestro deber interrumpir este evento a favor de la esclavitud. Era necesario que se escuchase un grito de libertad entre las lecciones de la presentación, para confernar y recordarles: ‘Nadie me sostiene, nadie me posee, yo soy mi propio profeta’”, fue la aclaración que la agrupación feminista publicó ayer en su página de Facebook.