Menu Big Bang! News
Mundo SEGÚN FORBES

Rascacielos, aviones y hoteles: los caprichos millonarios de Trump

Según la publicación especializada, el magnate que aspira a ser presidente de los Estados Unidos posee 4500 millones de dólares, aunque él sostiene que es más del doble. Cómo se divide el patrimonio de uno de los hombres más ricos del planeta. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Que la revista Forbes calcule su patrimonio en 4500 millones de dólares y que él sostenga que es más del doble —10 mil millones, más precisamente— parece apenas un detalle menor cuando uno entra a enumerar los bienes que conforman la fortuna de Donald Trump.

El magnate aspira a convertirse en el próximo presidente de los Estados Unidos.

Discusión al margen, lo cierto es que el precandidato republicano -quien ocupa el puesto 324 entre los hombres más ricos del mundo- posee más de 2 mil millones en edificios, complejos y rascacielos de Nueva York, entre los que figuran la majestuosa Trump Tower y el Niketown de la Quinta Avenida.

Entre su patrimonio figuran complejos y rascacielos de Nueva York como la Trump Tower.

Además, es dueño de 13 campos de golf alrededor del mundo, que suman 366 millones de dólares; dos aviones privados, dos helicópteros y un penthouse en la esquina más cotizada de Nueva York, con los que suma otros 160 millones de la moneda norteamericana.

Trump también es dueño de 13 campos de golf alrededor del mundo. 

Los 1.780 millones restantes se completan con espectaculares edificios en los Estados Unidos, como la vieja sede del correo en Washington o los complejos hoteleros de Las Vegas; casas de veraneo en Palm Beach y Beverly Hills; las instalaciones de su cadena hotelera en ciudades como Dubai, Estambul, Punta del Este, Panamá, Seúl o Río de Janeiro; los beneficios de su marca, que vende perfumes, café, ropa para hombres o muebles, y dinero líquido por más de 300 millones.

Su cadena hotelera tiene instalaciones en ciudades como Dubai, Estambul y Punta del Este. 

Poco afecto a invertir en acciones, se animó a hacerlo por primera vez en 2011, apostando a compañías como Facebook, Bank of America, Boeing, Yahoo, Johnson & Johnson o Goldman Sachs.

Bank of America, una de las compañías en las que invirtió Trump a partir de 2011.

De las 52 empresas en las que puso dinero, 48 le dieron beneficios, obteniendo unos 50 millones de dólares en ganancias. Sin embargo, se deshizo de todas las acciones en enero de 2015, cuando ya estaba decidido a competir por la Casa Blanca.

“Quiero ser presidente. Con 10 mil millones de dólares me veo mejor que con 4.500”, expresó irónicamente Trump haciendo alusión a la publicación de Forbes.

El multimillonario afirmó que “Forbes es una revista quebrada que no sabe de qué habla”,

“Tratan de volverme lo más pobre posible. Todo lo que puedo decir es que Forbes es una revista quebrada que no sabe de qué habla”, agregó sin eufemismos el precandidato del Partido Republicano, a quien le gusta decir que sus millones lo hacen independiente de las donaciones de lobbistas de Wall Street y de las grandes compañías en su camino a suceder a Obama.