Menu Big Bang! News
Rusia acusa a Estados Unidos: "Quieren otra Guerra Fría"

Mundo tensión en Alemania

Rusia acusa a Estados Unidos: "Quieren otra Guerra Fría"

El primer ministro ruso, Dmitri Medvédev, acusó a la OTAN de querer provocar un nuevo conflicto armado entre las potencias en un tercer país. Cómo continúa la guerra en la Siria de Bashar Al-Asad e ISIS.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El primer ministro de la Federación Rusa, Dmitri Medvédev, le hizo hoy una durísima advertencia a los Estados Unidos: “La política de la OTAN -brazo armado occidental liderado por la primera potencia mundial- nos está desplazando rápidamente hacia una nueva Guerra Fría”. Sus palabras, en realidad, eran las del verdadero líder de ese país: el presidente Vladimir Putin.

El primer ministro ruso, Dmitri Medvédev, acusó a los Estados Unidos de buscar otra “Guerra Fría”.

Desde Alemania, donde justamente comenzó todo cuando los soviéticos construyeron en 1961 el Muro de Berlín, el primer ministro ruso continuó con su mensaje dirigido al presidente Barack Obama:

El Muro de Berlín, símbolo de la Guerra Fría.

“La actitud de la OTAN me confunde. A veces no sé si estamos en 2016 o 1962”. Ese año, Estados Unidos descubrió que la Unión Soviética había instalado misiles nucleares en Cuba.

Barack Obama le exigió a Vladimir Putin que acabe con los bombardeos a población civil siria.

De hecho, la Federación Rusa y los Estados Unidos llevan adelante un conflicto “frío” en la sangrienta República Árabe Siria. Mientras Vladimir Putin y Dmitri Medvédev apoyan al presidente Bashar Al-Asad, Barack Obama y el secretario de Estado, John Kerry, financian a los grupos políticos opositores. En este polvoriento escenario, el temible ISIS estableció su propio Estado Islámico.

Mientras Rusia apoya al presidente sirio, Bashar Al-Asad, los Estados Unidos financian a los rebeldes.

En los últimos días, el régimen de Bashar Al-Asad, con el fundamental apoyo aéreo de los bombarderos rusos y el terrestre de los milicanos del Hezbollah, avanzó en su intento de recuperar la segunda ciudad del país: Alepo. En paralelo, también enfrentaron a los terroristas islámicos y los rebeldes kurdos en Raqa.

Familias enteras, como la del pequeño Aylan, escaparon de Siria para  refugiarse en Europa.

Mientras el primer ministro de la Federación Rusa, Dmitri Medvédev, advertía a los Estados Unidos sobre una nueva “Guerra Fría”, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos reconoció que la guerra, que el 15 de marzo cumplirá cinco años, ya dejó más de 260.000 muertos y millones de desplazados que, como el pequeño Aylan, murió en las costas de Turquía al intentar escapar del horror.