Menu Big Bang! News
Mundo LOGRO CIENTÍFICO

Sorpresa y media: trasplantado de pene será padre

Es sudafricano, tiene 22 años y lo había perdido en una ceremonia ritual. El objetivo inicial era que superara sus traumas físicos y mentales.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

No sólo tiene un pene nuevo; ya lo usó para asegurar el apellido. El sudafricano de 22 años que protagonizó el trasplante más radical que pueda imaginarse espera un hijo de su novia.

El beneficiario, que vive en Ciudad del Cabo y cuyo nombre no trascendió, es sólo uno de los 250 compatriotas que pierden su virilidad cada año en circuncisiones fallidas. La mayoría son de la tribu Xhosa, accidentados en ceremonias rituales vinculadas al crecimiento.

En marzo, se anunció que su operación había durado nueve horas. Apenas cinco semanas después ya podía orinar parado y estaba sexualmente activo. “No esperaba un embarazo tan temprano”, reconoció el jefe de cirujanos, Andre van der Merwe.

El jefe de cirujanos ya recibió pedidos de varios países.

Aunque no se hicieron los test correspondientes, los responsables dijeron no tener motivos para la duda. “Puede eyacular con normalidad y no hay razón para que sea infértil”, precisaron. El objetivo inicial era que el paciente superara sus traumas físicos y psicológicos, pero ya parece haber trascendido esa etapa largamente.

Su caso podría inspirar a otras personas afectadas con cáncer o disfunciones eréctiles severas. De hecho, Van der Merwe ya recibió pedidos de Estados Unidos, Colombia y Rusia.

EL ANTECEDENTE

En septiembre de 2006, un antecesor del joven sudafricano no había tenido suerte. Los cirujanos chinos que habían anunciado el primer trasplante de pene exitoso tuvieron que quitar el órgano, dados los graves problemas psicológicos que causó al receptor y a su esposa.

La operación había durado 15 horas y el paciente -herido en un accidente de tránsito- tenía 44 años. El órgano había sido donado por otro joven de 22 años, con muerte cerebral. "El paciente decidió finalmente renunciar al tratamiento por el rechazo psicológico de la esposa, así como por la forma hinchada del pene trasplantado”, precisaron los cirujanos orientales.