Menu Big Bang! News
Mundo Fundamentalismo

Tenebroso: el auge de las niñas-bomba en Nigeria

El grupo yihadista Boko Haram tiene por costumbre utilizar menores en ataques suicidas. El 75 por ciento son niñas que anteriormente habían sido secuestradas. Los terroristas las hacen explotar por control remoto. Los atentados se multiplicaron por 10 durante 2015. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Un informe de Unicef reveló que en 2015 el grupo fundamentalista Boko Haram realizó 44 ataques con menores de edad, de los cuales en el 75 por ciento de los casos utilizó "niñas-bomba". Según se sospecha, serían algunas de las 276 estudiantes que el grupo secuestró hace dos años y que nunca aparecieron. En 2014, Boko Haram había realizado sólo cuatro atentados con menores. Ahora multiplicó por 10 su tenebroso modus operandi.

Los fundamentalistas nigerianos utilizan niñas-bomba en sus atentados

Abubakar Shekau, el líder de Boko Haram, había advertido que las niñas iban a ser "tratadas como esclavas". El ministro de Información y Cultura de Nigeria, Alhaji Lai Mohammed, aseguró que, pese al tiempo transcurrido, su Gobierno no ha perdido de vista el objetivo de liberarlas “Puedo asegurar que para este gobierno el retorno de esas chicas es lo que va a dar por cerrada la lucha contra el terrorismo de Boko Haram. Estamos trabajando duro y a diario para ello”. Las autoridades nigerianas dicen que ya vencieron al grupo funfamentalista. Sin embargo, Boko Haram mantiene presencia en Chad, Níger y Camerún.

Abubakar Shekau, líder de Boko Haram y partidario de esclavizar niñas.

En los últimos cinco años, Boko Haram asesinó a unas 12.000 personas en Nigeria, en su lucha por imponer un estado islámico en ese país. Además destruyó más de 900 escuelas y asesinó a unos 600 profesores, según datos de la la ONG Human Rights Watch, que también denunció un secuestro masivo de 400 mujeres y niños en la ciudad de Damasak, sucedido en marzo de 2015..


Los métodos para utilizar niños y niñas en atentados varían según el caso: a veces les dan un paquete para que entreguen, les pagan un dinero o les dan comida y no les dicen que serán detonadas a distancia. Otras veces, en cambio,los drogan y los abandonan en algún lugar cargados de explosivos. Boko Haram considera que hacer explotar a un niño les permite ahorrar a un combatiente para las luchas futuras.