Menu Big Bang! News
Mundo EN COLONIA

Terror en Alemania: mil hombres acosaron y robaron a 80 mujeres

Un grupo coordinado de procedencia árabe o del norte de África acosó sexualmente y robó a mujeres en torno a la estación central del tren de Colonia. La canciller, Angela Merkel, condenó los hechos y pidió “castigar a los responsables”.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

La despedida del 2015 y el comienzo del Año Nuevo no fue el mejor para muchísimas mujeres en la ciudad alemana de Colonia. Aprovechando la falta de seguridad por las festividades, cerca de mil hombres acosaron y robaron a ochenta mujeres en la estación central de trenes. “Hay que castigar a los culpables, sin importar de dónde son”, advirtió la canciller Angela Merkel.

“Debe hacerse todo lo necesario para investigar a los responsables tan rápido como sea posible

La estación central de trenes de Colonia, el lugar donde tuvieron lugar los incidentes.

Según el relato de los testigos, el grupo coordinado de hombres tenía procedencia árabe o “del norte de África”. Los incidentes tuvieron lugar a pocas cuadras de la catedral gótica de la ciudad, lo que incrementó aún más la indignación y alarma de las autoridades teutonas.

 

La canciller condenó de inmediato los hechos. “Debe hacerse todo lo necesario para investigar a los responsables tan rápido como sea posible y castigarlos, sin importar de dónde son”, reclamó.

La canciller Angela Merkel condenó los hechos y reclamó castigo a los culpables.

En tanto, la alcaldesa local, Henriette Reker, convocó a una reunión de emergencia para abordar la crisis y garantizar la seguridad de la ciudadanía, a un mes de la celebración de un importante carnaval que se realiza anualmente en la ciudad.

La alcaldesa de la ciudad, Henriette Reke. 

Las denuncias

La Policía local recibió al menos ochenta denuncias de mujeres que fueron robadas, acosadas y asaltadas sexualmente –incluyendo una acusación de violación- la noche del 31 de diciembre. Aunque se esperan más denuncias de otras víctimas en los próximos días. Según el jefe policial, Wolfgang Albers, se trataba de unos 1.000 hombres ebrios con la apariencia de ser “árabes o norafricanos”.

“Me manosearon por todas partes. Fue una pesadilla. Estaba desesperada y creo que me tocaron unas 100 veces”, expresó Katja L, una de las agredidas.

Evelin Studentin, una de las mujeres atacadas. 

La denunciante informó que los hombres operaban en grupos pequeños, alrededor de cinco, que seleccionaban a las mujeres y formaban un círculo en torno a ellas para asaltarlas sexualmente o robarles sus pertenencias. Además, la víctima le dijo a la Agencia Alemana de Prensa (DPA) que, al salir de la estación, ella y sus amigas se vieron forzadas a caminar por un “corredor formado por los hombres”.

“Me manosearon por todas partes, fue una pesadilla

Investigación y críticas a la policía

En tanto, se conformó una unidad especial para esclarecer los hechos y dar con los responsables. Hasta ahora se han detenido a cinco sospechosos la noche de Año Nuevo, pero no está claro si están directamente vinculados a los asaltos. Por ahora, la Policía intenta averiguar si los hombres que acosaron y asaltaron a las mujeres el 31 de diciembre organizaron sus ataques a través de las redes sociales.

Desde distintos medios, las autoridades fueron criticadas de estar mal preparadas para lidiar con el problema y hasta se acusó a la policía de encubrir los hechos y esperar varios días antes de hacerlos públicos.

Arnold Plickert, jefe del sindicato de policías en Renania del Norte-Westfalia (el estado que incluye a Colonia), dijo que los crímenes eran “un masivo ataque contra los derechos básicos” y que se debía hacer justicia así hubiera consecuencias “políticamente incómodas”.

Arnold Plickert, jefe del sindicato de policías. 

Según informó la emisora nacional alemana Deutsche Welle, Plickert resaltó que “toda la fuerza de la ley” debería pesar contra “cualquier refugiado que tenga un problema integrándose a nuestra sociedad”, aunque resaltó que el público no podía olvidar que “una gran mayoría de la gente que ha llegado lo ha hecho porque sus vidas no están seguras en su patria”.