Menu Big Bang! News
Mundo Gira sudamericana

Ticket papal: cuánto pagan los periodistas para volar con Francisco

Los cronistas que formaron parte de la comitiva de Papa tuvieron que abonar esa cifra para poder acompañarlo. El costo cubría los vuelos, los hoteles cinco estrellas y los traslados internos. Muchos se quedaron abajo.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Muchos creen que los periodistas que viajan junto al Papa en las giras son invitados por el Vaticano. Nada que ver. Los medios tienen que pagar por acompañar al Pontífice en sus viajes y ser parte de su comitiva.

Según explicó el periodista Andrés Beltramo, acreditado en la Santa Sede para varios medios y participante de la reciente gira latinoamericana del Papa Francisco, el costo del viaje fue de unos 7000 euros.

Una carpeta tiene toda la información del viaje.

Ese monto cubrió todos los trasladados en el mismo avión que el Papa (Roma-Ecuador-Paraguay-Roma), el alojamiento en hoteles cinco estrellas y el movimiento en cada país en combis o colectivos que se trasladan a cada actividad que realiza el Papa.

Beltramo explicó que el Vaticano unos meses antes abre una convocatoria a los medios que se quieran inscribir para ser parte de la comitiva papal. Por ejemplo, ya está abierta la inscripción para el próximo viaje del Papa a Estados Unidos y Cuba, que se realizará en el mes de septiembre.

Si los medios anotados superan las plazas previstas (en general viajan 60 a 75 periodistas) se decide quiénes viajarán en una reunión en la que participan representantes de los periodistas y personal de prensa del Vaticano. En general se tiene en cuenta a los países que se viajará para que haya periodistas representados. Para la última gira se quedaron unos 25 periodistas debajo del avión.

Lo bueno de ser parte de la comitiva es que se puede cubrir de primera mano la actividad papal. Las combis llevan a los periodistas desde el aeropuerto al hotel y de ahí a cada ceremonia que realiza el Papa. Hacerlo en forma independiente es prácticamente imposible porque no dan los tiempos en los vuelos comerciales.

La comida que se sirve es de clase ejecutiva.

Los periodistas que viajan en el avión papal acceden a un menú de clase ejecutiva: no es lo que se come en los viajes de clase turista. Por ejemplo, en el vuelo de Roma a Quito en el desayuno hubo jugo de naranjas, café, té, fetas de pavo con miel, salamín, queso cuartirolo, ensalada y frutas. El almuerzo en ese mismo tramo consistió en carpaccio con ensalada de campo y queso de cabra, lassagna con hongos del bosque, filet de novillo con infusión de salvia, papas y chauchitas, zanahorias a la manteca y mousse de café. Todo regado con vino blanco, vino de la Toscana y espumante brut italiano también.

Los periodistas viajan en la parte trasera del avión.

El hecho de ser parte de la comitiva permite tener contacto directo con el Sumo Pontífice, quien en el vuelo de regreso generalmente brinda una conferencia de prensa para todos los periodistas acreditados. Así lo hizo la última vez, al regreso de de Asunción tras la última gira América Latina.