Menu Big Bang! News
Mundo Amazonas

Un pueblo brasileño de mujeres solas busca "hombres buenos"

Se llama Noiva de Cordeiro y las mujeres se ocupan de las tareas rurales por la falta de varones. Hicieron una convocatoria para conseguir parejas. Hay que pedir turno para visitar con cinco días de antelación.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Para los hombres interesados los datos precisos: Noiva do Cordeiro se encuentra a 120 kilómetros de la ciudad de Belo Horizonte, capital del estado de Minas Gerais, en Brasil.

Y la ubicación va de entrada, porque ese pueblo rural se convirtió en noticias meses atrás cuando se difundió en los medios que la mayoría de sus habitantes son unas 600 mujeres que buscaban novio ante la falta de varones en la localidad.

El pueblo queda a 120 kilómetros de Belo Horizonte.

Es necesario aclarar que no se trata sólo de un pueblo de mujeres. El tema es que los hombre que viven allí viajan durante la semana a trabajar a otras localidades.

Ante la falta de varones, las mujeres son quienes se dedican a realizar las tareas rurales. Y así se las puede ver manejando un tractor o trabajando en las huertas.

Las chicas se encargan de las tareas rurales por la falta de varones.

En la página de Facebook de Noiva do Cordeiro (la novia del cordero) avisan que ante la enorme cantidad de pedidos de visitas que recibieron en los últimos meses, piden contactarse por lo menos con cinco días de antelación para que los visitantes puedan ser atendidos con el respeto y el cariño correspondientes.

DEVIDO A INÚMERAS REPORTAGENS (nacionais e internacionais) ESTAMOS RECEBENDO MUITOS VISITANTES, E, PARA SENTIRMOS...

Posted by Noiva do Cordeiro on sábado, 5 de septiembre de 2015

“Las chicas no se van a quejar si aparecen hombres buenos aquí, pero no están desesperadas”, advierte Rosalee Fernandes Pereira, de 44 años, ante la difusión de la noticia sobre la búsqueda de novios para las mujeres solteras.

Fernandes agrega que "hay muchas cosas que las mujeres hacen mejor que los hombres. Nuestro pueblo es bonito, organizado, y mucho más armonioso que si los hombres estuviesen al cargo. Cuando hay problemas o disputas resolvemos las cosas como mujeres, buscando el consenso en vez del conflicto".

La mayoría de los varones se van del pueblo a trabajar a otros lugares.

“Aquí los únicos hombres que conocemos las solteras están casados o son parientes nuestros, casi todos somos primos", explica Nelma Fernandez, de 23 años, para precisar lo problemas que tienen las jóvenes del pueblo

"No he besado a un hombre en mucho tiempo. Todas soñamos con enamorarnos y casarnos, pero nos gusta vivir aquí y no queremos dejar el pueblo para ir en busca de un marido. Nos gustaría que los hombres dejaran sus vidas para venir aquí y ser parte de las nuestras. Pero antes tienen que estar de acuerdo con hacer lo que decimos y vivir bajo nuestras reglas", agrega.