Menu Big Bang! News
Mundo Fuera de control

Una nave rusa está cayendo hacia la Tierra

El cargero espacial ruso Progress, lanzado el martes debía acoplar con la estación espacial, pero se estacionó en una órbita errónea. Ahora se está precipitando hacia la tierra, no pueden corregir su rumbo y amenaza a la mayoría de la grandes ciudades, menos Moscú. La caída será “descontrolada” afirman los expertos. Mirá los videos.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa
La Progress M-27M fue lanzada al espacio el martes y perdió enlace de radio con la base.
 

La agencia espacial rusa no logró estabilizar una nave especial de carga que sigue orbitando fuera de control, pero agregó que no descarta todavía poder salvar la misión de la sonda no tripulada.

La Progress M-27M fue lanzada al espacio el martes y estaba previsto que se anclase a la Estación Espacial Internacional seis horas más tarde para entregar 2,5 toneladas de suministros, incluyendo alimentos y combustible. Los controladores de la misión no lograban recibir datos de la sonda, que había entrado en la órbita errónea.

Así despegó

El vocero del Control de la Misión, Sergei Talalasov, dijo a la agencia de noticias rusa Interfax hoy que los controladores siguen intentando restablecer la comunicación con Progress. "Si no se logra salvar la nave, tendrá lugar su salida de la órbita. En ese caso, los restos que no se quemen a su paso por la atmósfera caerán en cualquier punto entre el paralelo 52 norte y el paralelo 52 sur", dijo la fuente de CCVE citada por Interfax.

Esto significa que casi todas las grandes ciudades del planeta, menos Moscú, están en la amplia zona en la que Progress podría precipitarse, pero no se sabe cuándo ocurrirá esto. Ya dio siete vueltas a la Tierra y con cada minuto disminuyen las posibilidades de maniobrarlo.

Así cae

La agencia espacial rusa y la NASA dijeron que los seis astronautas a bordo de la Estacón Espacial tienen suficientes suministros y no están en peligro.