Menu Big Bang! News
Policiales Complicidades en el raid

A 12 días: quiénes son los nueve detenidos en todo el país

Mientras los condenados por el Triple Crimen siguen escapando, ya son, al menos, nueve los detenidos por haber jugado, cada uno, un rol clave en la escapatoria que ya abarca al menos seis provincias y dos países. Quiénes son.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

A 12 días de la Fuga de los tres fugados del penal de General Alvear, ya son al menos nueve los detenidos por diferentes vinculaciones con el escape y que serán indagados por la Justicia. Todos cumplieron algún rol en la escapatoria de los hermanos Cristian y Martín Lanatta y Víctor Schillaci, condenados por el Triple Crimen de General Ródríguez en el que se entremezclan la política, el tráfico de Efedrina a gran escala, la campaña presidencial de 2007 y el poder.

El operativo para intentar capturar a los tres prófugos.

El hermano

Uno de ellos es Franco Schillaci, hermano de Víctor, quien quedó detenido esta madrugada en el marco de unos 17 allanamientos. La Policía Bonaerense realizó un allanamiento en la casa de la madre del delincuente, en Berazategui, y quedó detenido. Sospechosamente ayer, sus abogados habían denunciado supuestas “amenazas” y hasta la presentación de un pedido de habeas corpus para la familia.

Franco Schillaci, ahora detenido, había hablado de espaldas con TN.

Por algún motivo, aún desconocido, los Schillaci ya se veían venir la detención. El caso está caratulado evasión, robo calificado y privación ilegítima de la libertad.

Los contactos

En una misma casa de Berazategui fueron detenidos con armas esta mañana, Gambuza, “Huevo” y “Paraguayo”

En el mismo raid de la madrugada, la Policía detuvo a tres hombres bajo la misma acusación. Se trata de Matías Gambuza, Rubén Darío Spital, alias “huevo” y Carlos Alberto Spital, alias “Paraguayo”. Estarían vinculados a la permanencia de los fugados en un campo de la localidad de Chascomús.

El Panadero

Ayer quedó detenido un hombre de unos 50 años, de apellido Lorenzetti, quien está sospechado de haberles prestado la quinta de Chascomús a los prófugos para pasar allí al menos desde el 28 al 31 de diciembre, antes del episodio de Ranchos donde balearon e hirieron a dos Policías en un retén de la ruta 20. Lorenzetti, además es panadero y posee un reconocido local en pleno centro de esa ciudad denominado “La Gran Argentina”.

Vista aérea de la casaquinta de Chascomús donde ayer se realizaron pericias.

A última hora de la tarde de ayer también quedó detenido su socio. Este operativo fue ordenado por el fiscal de Brandsen, Mariano Sibuet, quien lleva adelante la causa del tiroteo en Ranchos. Este último hombre, sobre quien debe definirse su situación procesal, no tendría antecedentes penales.

El testigo de Jehová

Otro que ya había sido detenido, luego liberado y ahora vuelto a detener es el jefe de turno del Penal, César Luis Tolosa. El fiscal a cargo de la investigación, Cristian Citterio, obtuvo en las últimas horas nuevas pruebas que permitieron pedir su detención. Las pruebas que se sumaron tienen que ver con dos nuevos testimonios que comprometen más a Tolosa. Precisamente, un guardiacárcel y un preso lo involucraron en las maniobras para la triple fuga. Este último declaró que Tolosa ofrecía dejar las celdas abiertas a cambio de dinero. Ahora, el juez de Garantías de Azul, Federico Barberena, ordenó su detención y acusarlo de ser “partícipe primario de la evasión y privación de la libertad".

Tolosa, estaría muy comprometido ya que habría recibido mucho dinero por la fuga. Era el responsable de vigilarlos.

Como jefe de seguridad de turno en el penal de General Alvear, Tolosa era el responsable de custodiar a los hermanos Lanatta y Víctor Schillaci en el horario en que escaparon. En consecuencia, pocas horas después de que trascendió la escandalosa fuga, el ministro de Justicia Bonaerense, Carlos Mahiques, había pedido su detención.

 Ahora, los investigadores tienen en la mira a cuatro policías bonaerenses, uno de ellos de alto rango, que colaboraron con los prófugos a través de comunicaciones con allegados a ellos.

El Faraón

Otro detenido que jugó un rol clave en el escape es el pizzero quilmeño, Marcelo Melnyk, más conocido como “El Faraón”, quien está acusado de "encubrimiento" en el marco de la causa que tiene a su cargo el fiscal descentralizado de General Alvear, Cristian Citterio.

El poderoso “Faraón”, reconocido en Quilmes por su pizzería y sus contactos.

Fue apresado el pasado 30 de diciembre tras un allanamiento realizado por personal de la policía bonaerense en su quinta de 2000 metros cuadrados de Florencio Varela donde habrían estado los fugados a horas del escape. Se sospecha que jugó un rol clave en la fuga. El juez de Garantías 2 de Azul, Federico Barberena, rechazó un pedido de excarcelación presentado por su defensor, ante el peligro de fuga y el temor de que, estando en libertad, pueda entorpecer la investigación.

“El Faraón”, conocería al ex jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, desde el 2007, cuando los presentó el entonces jefe de la barra de Quilmes y multi parrillero de esa zona, Osvaldo “Dedo” Becerra.

El Tachero

También se llevaron a cabo, en el marco de las diversas causas vinculadas a la triple fuga, de un rastrillaje en la frontera entre Misiones y Paraguay. Allí quedó detenido un taxista de unos 40 años, de apellido Garibaldo, quien había trasladado hasta esa zona a los prófugos en su vehículo, un auto Cross Fox, patente KVE 050.

La detención fue efectuada por la Gendarmería en el hotel El Entrerriano, situado en cercanías de la avenida Costanera de Posadas. Los investigadores estimaban que antes estuvo en la ciudad de Encarnación, en Paraguay, donde habría dejado a los Lanatta y a Schillaci. Se cree que los tres delincuentes cruzaron a Paraguay por el puente internacional San Roque González de Santa Cruz.

El Aguantadero

También continúa detenida una mujer de 47 años, identificada como Laura Barboza, que fue arrestada en una casa de emergencia en el barrio de Ciudad Oculta.

En el allanamiento a su casilla, se descubrió un ambiente mucho mejor acondicionado que el resto de la casilla y con aire acondicionado, que según los investigadores, servía de refugio para delincuentes. Más allá de que se secuestraron las sábanas de la cama para periciarlas, también se le encontró droga. Este allanamiento se inició luego de una denuncia hecha por vecinos, quienes habrían asegurado haber visto en la casa de la detenida a un hombre similiar a Schillaci, aunque todo es materia de investigación. Los agentes policiales, federales y bonaerenses, llegaron hasta esa vivienda donde había paco preparado para la venta, al menos 100 dosis de cocaína y una gran suma de dinero en efectivo. Tendría antecedentes por tráfico de drogas en 2009.